Ella es una mujer hermosa, alocada, y se llama Lila

A todos los que escriban promesas a la lluvia, llévenlas a cabo y guarden tiempo a que suceda algo maravilloso.
Es bueno mantenernos de cierta manera en el anonimato y constantemente en movimiento; el estar desde un escenario como la literatura es una acción que debe admirarse, no todo es comercial o debe ser conocido, eso lo hace más atractivo y causa cierta intriga en cada palabra que se pueda percibir, paso a paso, de las líneas del libro, en esta ocasión, de la mano de “Un mal nombre”.

Elena Ferrante es el pseudónimo de una escritora de la que poco se sabe. Hay rumores e historias que sospechan que podría tratarse de Domenico Starnone o Goffredo Fofi.
No me arrepiento de mi anonimato; descubrir la personalidad de quien escribe a través de las historias que propone, de sus personajes, de los objetos y paisajes que describe, del tono de su escritura no es ni más ni menos que un buen modo leer. En efecto, nadie sabe quién es Elena Ferrante y sus editores procuran mantener un silencio absoluto sobre su identidad.

“Me gustaba descubrir nexos de ese tipo, especialmente si guardaban relación con Lila. Trazaba línea entre momentos y hechos alejados entre sí, establecía convergencias y divergencias. En que la época se convirtió en un ejercicio.

Ella es una mujer hermosa, alocada, y se llama Lila. Es la misma que conocimos en La amiga estupenda.


Un mal nombre

"Pasamos los últimos días de septiembre encerradas en la tienda nosotras dos y tres obreros. Horas magnificas de juego, invención libertad, que no teníamos ocasión de disfrutar de aquella manera, juntas desde la niñez. Lila me arrastro en su frenesí. Compramos cola, barnices, pinceles, aplicamos con gran precisión "

"En aquel entonces soñé mucho con Lila. Una vez estaba en la cama con un camisón de encaje de color verde; llevaba trenzas, que en la realidad nunca se había hecho, sostenía en brazos a una niña vestida de rosa y no paraba de repetir con voz afligida"

"Ada empezó entonces a desesperarse. Un domingo por la mañana se encontró con Carmen, que le hablo con tono muy recriminatorio de sus condiciones de trabajo en las dos charcuterías. Y la palabra va, palabra viene"

Con información de Ferrante, Elena. Un mal nombre. México: Lumen, 2016.
MásCultura 24-nov-16

Por:UlyssesAvath
 

Facebook

Historial

Descarga