Select Page

Editorial Nudista, un puente literario desde Argentina hacia el mundo

Editorial Nudista, un puente literario desde Argentina hacia el mundo

Martín Maigua es el genio editor detrás de Editorial Nudista, un proyecto cultural comprometido con la literatura argentina”. Para conocer + sobre ella, Sebastián Pérez y Karlos Díaz sostuvieron una conversación con Maigua y de dicho encuentro, surgió este texto. 

***

Es lunes y comienza a anochecer. Estoy en mi casa, en la habitación que usamos como estudio. Desde afuera se escucha que el tránsito de autos ha disminuido, el día comienza a ponerse pesado. Para escribir este texto, hago una pausa en el proceso de maquetación de un nuevo libro del poeta Leopoldo Castilla. Es un poemario que incluye fotografías de máscaras seleccionadas de la colección que pertenece a la escritora Luisa Valenzuela. En sus páginas, el poeta les da voz a los rostros retratados y, con ello, lo vacío, lo abismal y cósmico, cobran vida en cada verso. Tengo que enviar los archivos a la imprenta en menos de una semana y creo que voy a llegar justo con el tiempo. Cierro el programa de diseño y mi pensamiento sigue por inercia en las imágenes y en los poemas, hasta que me despabilo. Es una pausa en mi rol de editor y quisiera aprovecharla para escribir este texto. Sin embargo, al igual que esas secuencias donde adentro de un paisaje, en un punto determinado y al hacer zoom, hay otro paisaje, diría que esta es la pausa de otra pausa. Esto es así porque no soy un editor a tiempo completo, sino que solo puedo dedicarme a la editorial algunas horas, algunos días. Mi trabajo principal, donde tengo un salario que me permite vivir e incluso sostener la editorial, pertenece a los tribunales de mi pueblo, soy un empleado de la administración judicial. De lunes a viernes, desde temprano hasta la tarde, me dedico a esa tarea. Entonces diría que mi rol de editor empieza cuando culmina cada jornada en mi trabajo judicial.

***

La historia que me propongo contar es la de Nudista, la editorial que fundé en 2010, pero quisiera también hacer foco en el trasfondo de ella, en la historia que a veces de un proyecto no se conoce o no se revela. Con ese fin, permítanme presentarme por estos breves detalles de mi vida: Nací hace más de 40 años en la ciudad de Salta, una provincia ubicada al norte de Argentina. No tengo muchos recuerdos de mi infancia relacionados a la literatura, más que la insistencia de mi madre (hacia mis hermanos y a mí) de que leamos todo lo que quisiéramos, por lo que era común que nos llevara a una librería y nos hiciera elegir libros, cualquiera que nos guste. Sin embargo, ya en el secundario, mi obsesión fue la música, escuchar y juntar toda la música posible. En ese entonces yo decía que mi sueño era ser DJ. Grababa CDs, hacía recopilaciones, los mezclaba, le daba un orden específico a cada tema, les incluía pistas ocultas, les ponía un título y les hacía las carátulas. Mi objetivo era crear discos que puedan escucharse de principio a fin y que al escucharlos uno pueda atravesar varios momentos, estados, ritmos. Al mismo tiempo, siempre encontraba motivos para escribir, para expresar situaciones y sentimientos a través de la escritura. Se trataban de escritos que no le mostraba a nadie y eran algo secreto. En los últimos años de la facultad, al terminar el cursado, quise darle rienda libre a esa faceta de “escritor oculto”. La verdad era que me encontraba en crisis con lo que estaba estudiando y necesitaba desarrollar lo que hasta ese entonces era algo íntimo: la escritura. Por ello me inscribí en algunos talleres literarios, donde pude darle forma y finalizar un libro de poemas, al cual lo trabajé con lógicas muy parecidas a las que usaba para mezclar CDs, por lo que se me hizo muy natural el proceso. Cuando quise publicar ese libro, comencé a averiguar cómo funcionaban las editoriales y cuáles eran las circunstancias del circuito editorial. Eso cambió todo, con mucha inocencia me dije “No debe ser tan difícil, puedo hacerlo yo mismo”.

***

Nudista tuvo un comienzo dinámico. Su lanzamiento fue en junio de 2010 pero dos meses después, nuestra propuesta excede lo geográfico, porque la cartografía que abordamos no es de un adentro ni de un afuera, está en los bordes. Antes ya tenía presencia en redes sociales, donde lo primero que publiqué fue el logo, un teaser institucional y los booktrailers de los dos primeros libros. Esa combinación de elementos audiovisuales y digitales llamó la atención desde el primer momento, ya que no era algo común en los proyectos editoriales. La presentación de esos primeros libros, un poemario de una poeta cordobesa y otro de cuentos de un narrador salteño, generó una recepción más que positiva en un centro cultural lleno de público. Desde ese momento la editorial adoptó un lema: “la literatura es nuestro punto de partida”. Porque esa fue la razón y el sentido de publicar libros, de enmarcarlos en una estética definida, de trabajarlos en distintos formatos y aprovechar las tecnologías disponibles. Hoy, a aquel lema le agregaría que el destino de ese recorrido es también la literatura misma.

***

En la actualidad, Nudista es un sello familiar. Vivimos en Río Tercero, un pueblo rodeado de campos sembrados con soja, en el centro del país, a 100 kilómetros de la capital cordobesa y a 700 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Nos dicen que somos una “editorial del interior”, aunque eso sea algo difuso. En todo caso, “del interior del interior” podríamos decir, pero ni eso tiene sentido.  Y eso sí nos representa. Libros de autoras y autores de distintas localidades y diferentes generaciones, escrituras de diversos géneros, textos y obras inclasificables, títulos de experimentación. Todo un universo literario concentrado en un catálogo, siempre en expansión, abierto a nuevas propuestas. Ese riesgo de publicar sin que lo principal sea el beneficio mercantil de cada obra, nos hizo obtener resultados muy satisfactorios. Y cuando hablo de resultados no me refiero a lo económico sino a la valoración que hacen los lectores de nuestros libros.

En retrospectiva, podría decir que hasta ahora hubo tres etapas en la historia de la editorial: en un principio publicamos libros de autoras y autores cercanos al proyecto, la mayoría de la provincia de Córdoba. Algunos de esos libros tuvieron repercusión a nivel nacional, lo que hizo que algunos piensen que ese debía ser nuestro camino, publicar obras en búsqueda de ese resultado. No está mal, pero imponerme esa tendencia sería una forma de limitar el proyecto. En una segunda etapa, salimos a recorrer distintas ciudades y a contactarnos con escritores de otras provincias (hasta el día de hoy hacemos eso), con el fin de publicar escrituras que se desarrollan a lo largo del país y que por diferentes circunstancias no acceden fácilmente al circuito editorial. Esa búsqueda enriqueció muchísimo el catálogo, la federalización. Salir a la ruta y movernos de un punto a otro en el mapa argentino con el fin de hacer conocer el catálogo nudista es tal vez lo más satisfactorio de toda la experiencia. Por último, la tercera etapa es el presente y la definiría como una maduración del proyecto que comenzó con la llegada de la pandemia. La actual orientación del catálogo, la forma de producir los libros y de hacerlos circular, el vínculo que vamos creando con nuestros lectores, los proyectos que desarrollamos, nos define como una editorial pequeña cuya aspiración principal es compartir la experiencia de la literatura, sin urgencias y sin la frívola masividad que impone el mercado.

***

En un contexto de incertidumbre, y sobre todo en épocas de crisis, nada se hace fácil. En ese sentido, soy consciente de las limitaciones que tiene Nudista en cuanto a la producción, comunicación y distribución de sus libros. Sin embargo, para mí el tamaño del proyecto no es una preocupación y no es central lo que el mercado llama “crecimiento”. Lo que sí busco de manera incansable, frente a esas limitaciones, es que los títulos encuentren sus lectores adecuados. Esa motivación me llevó a aprender a desarrollar ebooks y publicar la mayoría de los títulos en papel y en digital. Las ventajas de los libros electrónicos son conocidas y tenemos un público, aunque menor, que solo lee en ese formato. Si contamos que la tirada promedio de los libros del catálogo actualmente ronda los 300 ejemplares, los ebooks permiten que nuestros títulos lleguen a más lectores y puedan leerse en cualquier punto geográfico adonde no se encuentren nuestros libros en papel. Sin embargo, en un momento encontramos la forma de distribuir libros físicos en otras ciudades y países, más allá de nuestra baja tirada. Contratamos un servicio de Distribución 1a1 que resuelve esa necesidad. Por eso los títulos nudista se consiguen no solo en Argentina sino también en otros países, México incluido, en ebook o mediante la impresión on demand, para quien lo compre en las plataformas adheridas. Además contamos con nuestra propia Biblioteca Digital, en la que los lectores pueden acceder a todas nuestras publicaciones mediante una suscripción. Explorar los formatos para distintos soportes y buscar una circulación alternativa del catálogo hizo que aquellas limitaciones en realidad se transformaran en desafíos. 

***

Es curioso cómo puede ser visto desde afuera un proyecto editorial. Hay quienes piensan que somos una empresa de gran escala, con abundantes recursos, o quienes creen que somos un proyecto netamente comercial. Ni una cosa ni otra, y ni siquiera la llamaría “independiente”. Por dentro pienso que se trata de un espacio construido sobre el entusiasmo y pretensiones puras. Una plataforma de respeto a la literatura, construcción y difusión de catálogo y promoción de la lectura. Y a eso le sumo que la publicación de libros es solo una parte del todo. Para explicar esto voy a mencionar algunos ejemplos. Como conté más arriba, en un principio creábamos booktrailers para cada libro que publicábamos, era nuestra forma de anunciar la llegada de un nuevo título y generar expectativas. Era parte de la exploración o vinculación de nuestra propuesta literaria con otros formatos, generando contenidos a su alrededor. Luego, en 2014, grabamos cápsulas sonoras con fragmentos de nuestros libros que luego eran emitidas periódicamente en la programación de una radio. Fue una primera experiencia con el formato sonoro. Hoy tenemos algunos audiolibros. Otro de los proyectos que llevamos adelante fue ESTUDIO Q, que se trató de un proyecto de investigación y producción audiovisual y editorial, centrado en escritores que producen desde Córdoba y que no necesariamente pertenecían a nuestro catálogo. El objetivo era trazar una cartografía acerca de autores cordobeses, indagando en su propia búsqueda y vinculación con la escritura. Para realizar cada estudio, nos pasábamos todo un día con el escritor y grabábamos la entrevista. Luego editabamos el material en un video. A su vez, creábamos un ebook con la desgrabación y edición de la entrevista completa. Otro ejemplo es el proyecto que hasta hoy está en desarrollo, llamado Video Proletario de Cámara, que es un ciclo de charlas e intercambios con invitados sobre temas relacionados a la obra más ambiciosa de Osvaldo Lamborghini, el Teatro Proletario de Cámara. Este ciclo se transmite en nuestro canal de Youtube y lo hacemos como una instancia paralela a la publicación facsimilar del TPC en nuestro catálogo, que se conforma con 4 tomos, para lo cual ya hemos publicado el primero de ellos. Todos los proyectos mencionados fueron realizados con la ayuda de muchas personas que de una u otra manera formaron parte de la historia nudista. Y nada de eso existiría sin entusiasmo pero, al final de cuentas, todo eso existe porque siempre hubo una fuerte convicción en cada libro que publicamos y en cada proyecto que desarrollamos.

***

Todo lo que hicimos hasta ahora también fue gracias a los lectores, quienes nos acompañan desde el principio. En esto quisiera aclarar que no hay un único perfil del lector nudista. Para un catálogo tan amplio y con algunas obras que toman muchos riesgos, es difícil encontrar a quien le guste todo. Es normal que así sea, por lo que hay lectores que disfrutan de una línea del catálogo y no de otras. Lo que sí los une es la misma pasión por la literatura con la que llevamos adelante el trabajo editorial. Saben que nuestras pretensiones no son las del mainstream, ni la del contagio vía influencer. Entienden que hay un momento para cada libro y confían en lo que siempre decimos: “si un libro hoy es verdaderamente bueno, lo será también dentro de 10 o 15 años”. Reconocen a la editorial como un proyecto de catálogo, de fondo, no de novedades. A ellos nos debemos y para ellos trabajamos.

Se dice que publicar es construir diálogos y nosotros preferimos llevar ese cruce a nuevas instancias, para que el verdadero feedback no quede solo en la intimidad de la lectura. Vamos a ferias, hacemos presentaciones, reuniones virtuales y presenciales, promovemos talleres, charlas. Viajamos y adonde vamos nos encontramos con escritores, lectores, y también hacemos nuevos amigos. A veces organizamos un almuerzo, una cena o simplemente un “tomar algo”. Es impresionante lo que genera ese vínculo. Es una emoción muy grande para mí como editor, que alguien me comente que leyó alguno de los libros Nudista. Cuando pasa eso, rápidamente, se me viene un flashback de todas las instancias por las que pasó ese libro: las charlas con su autor, la lectura del original, la maquetación, la publicación y presentación del libro, todas las corridas y desvelos para que ese título exista y ahora alguien cuente que lo ha leído. Lo que se da en ese momento es una conexión emocional que alimenta la pasión de publicar libros.

***

Ahora, ya entrada la noche, suena el teléfono y es mi amigo “Teuco”, Leopoldo Castilla, quien me envía un mensaje para preguntarme cómo estoy, si necesito algo y si llegaremos bien para ingresar a imprenta su libro. “Estoy haciendo una pausa pero ya vuelvo”, le respondo. El mensaje me hace conectar de nuevo con sus poemas y se me viene al pensamiento el fragmento de uno de ellos, que dice “Tu rostro no perdura / cambia / (para detener ese vacío / se inventó la máscara)”. Esos versos me hacen pensar en el paso del tiempo y en el camino recorrido por la editorial: 14 años, muchos sacrificios, varios proyectos y un catálogo de 100 títulos. Cada uno de ellos representa una instancia y un paisaje específico en la línea de tiempo, y de cada uno podría contar su propia historia como parte de una constelación mayor. Concluyo en que Nudista no solo se compone de libros sino también de experiencias. Y ese es el fuerte de este proyecto, un catálogo vivo de experiencias alrededor de la literatura. Si en este viaje hay un punto de partida y un destino, que las experiencias sean el camino por el que compartimos eso que llamamos literatura. Ahí está la motivación para el futuro. Al final de cuentas, de instantes se construye la historia, y si el tiempo no perdura, que sean los libros quienes detengan ese vacío.

Web: nudista.com.ar Biblioteca: biblio.nudista.ar Tienda virtual: tiendanudista.com.ar