Select Page

Del fracaso a la risa y de la risa a la esperanza. Entrevista a David Foenkinos

Del fracaso a la risa y de la risa a la esperanza. Entrevista a David Foenkinos

“En 1999 arrancaba el casting para encontrar al chico que interpretaría a Harry Potter y que por tanto se haría mundialmente famoso. Centenares de actores pasaron por las audiciones. Al final, sólo quedaron dos. Esta novela cuenta la historia del que fue descartado”. Así comienza Número dos (Penguin Random House, 2022), de David Foenkinos, una historia sobre quedar en segundo sitio y afrontar la vida desde ahí.

Este escritor parisino también es músico y cineasta. Con un estilo sencillo, interiorizante, las historias de Foenkinos emprenden una exploración sentimental de los personajes: ¿por qué actúan como actúan? Así, nos encontramos con seres complejos, cuyos puntos débiles se activan cuando menos se lo esperan, lo cual los lleva a fracasar en sus proyectos, en las citas románticas, en las juntas laborales. Los personajes de Foenkinos toman decisiones raras, pero se salvan por el amor, la delicadeza y la simpatía. ¿Qué hay en esta voz narrativa que nos hace sentir tan aludidos? Los lectores responderán. A finales de 2023, tuvimos la fortuna de platicar con el autor en su visita a México. Esto fue lo que nos contó.

¡Qué gusto que estés en México, David! Además, para presentar tu libro Número dos, una historia relacionada con el fracaso. En el mundo actual, tratamos de ocultarlos, pero hay fracasos muy buenos, fracasos que, incluso, merecen una novela.

Sí, este libro trata de un fracaso atómico, enorme, pero justamente nos permite reflexionar acerca de la necesidad del fracaso, de la virtud en el fracaso.

Bertolt Brecht decía “fracasa más, fracasa mejor”. Y en tu novela presenciamos cómo se construye un fracaso a través de muchos elementos minúsculos. Quizá, si una pequeña acción no hubiera pasado, si no hubiera sucedido un encuentro, todo se habría resuelto distinto. ¿Tú crees en el destino?

¡Es cierto que Bertolt Brecht se inspiró mucho en mí para decir esta frase! Pues sí, yo creo que muchas veces dependemos del azar, que de pronto puede trastocar todo por una nadería. Por ejemplo, la directora del casting de Harry Potter decía que, después de semanas de duda, tomaron la decisión de Daniel Radcliffe por un pequeño extra, un toquecito indefinible que tenía. Entonces creo que sí, a veces dependemos de cosas así.

Algo que me encantó de la novela es esa mezcla perfecta de la mirada que ridiculiza a los personajes y, al mismo tiempo, se muestra bondadosa con ellos. Siento que en México compartimos este tipo de humor. A las personas que queremos las apoyamos siempre, pero también podemos ridiculizarlas o tratarlas un poquito mal.

Entonces estoy hecho para venir a vivir a México. Ése es exactamente el tono del libro. Se trata de una tragicomedia. Lo que le pasó a este niño es terrible: un fracaso del último instante, pero, al mismo tiempo, es muy divertido que trate de huir de Harry Potter durante veinte años.

Sí, claro. También está la obra de arte con la que Martin se obsesiona, porque es la segunda atracción del museo. Y no sólo él vive fracasos para después encontrar su lugar en el mundo. Además, por ejemplo, vemos al papá, que luego de muchos intentos encuentra un empleo perfecto para él. Al final, resulta muy esperanzador.

Me alegra que lo veas así, porque ése es exactamente el mensaje del libro. Es decir, que hay que tener esperanza y hay que poder decirse que todos esos fracasos dieron un resultado positivo; fueron algo bueno para Martin. Sí, es cierto que él está obsesionado con el número dos. Por ejemplo, se obsesiona por la pintura que está al lado de la Mona Lisa. Entonces, queridos amigos mexicanos, si van algún día al Louvre, ignoren, desprecien y no vean la Mona Lisa: vean el cuadro que está al lado.

¡Hecho! Así lo haremos. ¿Qué tal te has sentido en México?

Qué bueno que yo ya había venido, porque esta vez estoy teniendo un momento de trabajo intenso aquí, en Penguin Random House. Déjenme decirles que México es un país extraordinario. Es la primera vez que vengo a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, una de las más grandes del mundo, y me da muchísimo gusto poder encontrar a mis lectoras y lectores. Mi libro se ha traducido al español aquí y me parece totalmente mágico.

Y veo que en la FIL participarás en mesa de discusión acerca del humor y la literatura.

Pues cometieron un gran error, porque yo soy una persona muy depresiva. 

¿Qué elementos del humor en la literatura crees que son los más valiosos para nuestro tiempo? Noto que en Número dos encontramos un humor universal, porque se centra en cómo viven los personajes, en cómo lo vivimos los humanos. Entonces creo que llega a todos los públicos.

Bueno, el humor esencialmente tiene que ver con el fracaso. Y todos hemos experimentado el fracaso. A veces fallamos. Entonces lo importante es saber cómo vamos a gestionar ese fracaso y superarlo, aunque a veces es inevitable encontrarnos en situaciones risibles.

Además del personaje de Martin, la novela retoma la historia de J. K. Rowling: cómo fue escribiendo y concibiendo esta historia; también retrata muy bien el mundo editorial. Y, bueno, éste también tiene sus momentos brillantes y ridículos.

Sí, hablo de la vida de J. K. Rowling al comienzo del libro, la cual resulta increíblemente novelesca. Era una mujer que estaba deprimida, maltratada, golpeada… Además, ella vive en Inglaterra, que es un país donde todo el tiempo está nublado y llueve. Y luego se convierte en la autora más leída del mundo. Y de repente, con el éxito, aparece toda la comedia humana.

Supimos que hay cierta polémica en torno al libro. ¿Puedes contarnos sobre esto?

¿Cuál polémica?

Sobre el hecho de que no fue autorizado por J. K. Rowling.

¡Ah! Sí, sí, sí. Pensé que la polémica era que el autor era demasiado sexy. Bueno, no hubo realmente una polémica, pero, en efecto, ni J. K. Rowling ni Warner Bros. autorizaron el libro. Así que tengo que declarar, por protocolo, que el libro no está autorizado. Sin embargo, no hablo mal de Harry Potter en ningún momento. Entonces, no hay problema. Pero la verdad es que me encantó hacer un libro no autorizado… Aunque es cierto que J. K. Rowling hubiera podido darme las gracias, porque mi novela tuvo mucho éxito y, gracias a mí, sus libros se dieron a conocer y pude darle una ayudita a su carrera.

Ja, ja, ja. Muchísimas gracias por esta entrevista. ¿Quieres decirles algo a tus lectores mexicanos?

Bueno, todavía no conozco a muchos lectores mexicanos. Pero ayer presenté una de mis películas en Ciudad de México y el público se reía muchísimo. Entonces, me gusta esa relación que tienen ustedes con la vida, con el humor. Me parece muy agradable, especialmente viniendo de Francia, que es un país tan depresivo.+