Select Page

Elena Favilli: la más rebelde de todas las niñas

Elena Favilli: la más rebelde de todas las niñas

12 de enero de 2022

Rodrigo Morlesin

La revolución inició una noche a manera de cuento y se gestó de página en página. Quien lanzó la bomba tiene nombre y apellido: Elena Favilli. Cual Elena de Troya, ha inscrito su nombre con estrellas de oro en la constelación del empoderamiento femenino con sus Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, (Planeta).

Hola, Elena, ¿cómo estás?

Bien, muchas gracias. Muy contenta de estar en Ciudad de México.

También nosotros de que estés aquí. Tengo muchísimas preguntas que hacerte. Pero antes, quisiera contarte que un día me llegó un email: me invitaba a apoyar un proyecto de fondeo. Yo suelo aportar para ellos, pero esa vez dije que no. Y ahora digo: “Por qué no vi lo que podía venirse?”. ¿Sabes a lo que me refiero?

Sí, sí, sí.

Se trataba del primer libro de Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes. No era un libro, sino como un sueño. ¿Recuerdas esos días?

Sí, claro. Era como un sueño, porque era casi imposible lograrlo y que además se tradujera a más de 50 idiomas y se volviera un fenómeno global. Yo sólo deseaba lograr el fondeo y que concluyera el proyecto exitosamente. Quería imprimir unos cuantos miles de copias para el mercado estadounidense, pero, como dices, es uno de esos casos en los que el sueño sobrepasa cualquier realidad.

Por cada libro que se publica, se multiplican los lectores y también las casas editoriales que quieren replicar lo que ustedes hicieron, que, de verdad, es un logro increíble.

Yo creo que fue una chispa que detonó un movimiento en la industria editorial. Lo inició, porque ahora hay muchísimas publicaciones en el mercado que hablan de mujeres, especialmente de mujeres reales. Al mismo tiempo, creó lectores: no sólo niñas pequeñas, sino toda la familia, incluso abuelas o padres de familia que quieren apoyarlas, niños de diferentes culturas. Logró empoderar a las niñas y liberar diferentes estereotipos de género. El impacto fue increíble, y atestiguarlo se vuelve mi más grande honor. En México o en Italia, por ejemplo, este efecto ha sido muy significativo. Hace dos años, en Turquía estos libros fueron censurados por el gobierno. Entonces, creo que todo esto nos demuestra la fuerza y el poder de las historias.

Elena Favilli
Foto: Colin Young-Wolff

Retomando esta última frase, tu libro es el ejemplo perfecto del poder, en el sentido de lo profundo, de la esencia de una historia. Nos muestras historias reales de mujeres reales. Con el tiempo se ha notado una evolución natural en los volúmenes. ¿Nos podrías hablar de cómo ha sido esa evolución en tu vida?

Esto llegó y se volvió el centro de mi vida. Empecé a viajar mucho por todo el mundo, desde Suecia hasta México, para presentar mis libros y para conocer a muchos lectores en las presentaciones. Te soy sincera: la evolución de todo este proyecto, la publicación, desarrolló toda una compañía de medios, y ahora Niñas Rebeldes se ha convertido en una marca global de empoderamiento. Somos un equipo grande, de más de 30 personas, que ha ido creciendo. No sólo producimos libros: hacemos eventos, hay una aplicación a base de audios —que yo creo que te gustaría—, tenemos el formato de audiolibro con las historias de estas increíbles mujeres. Entonces, el proyecto ha llegado no sólo como una colección de libros, sino que ha evolucionado en una gran compañía de medios.

Por supuesto, el objetivo de todo es —y será siempre— inspirar a las nuevas generaciones de niñas, principalmente, para que se vuelvan más fuertes, crean en sí mismas y sepan que pueden tener las mismas aspiraciones que los demás. Cuando las niñas están por los seis años, interiorizan muchos estereotipos de género. Se investiga sobre ello, pero sucede que, a esa edad, ellas creen que son menos capaces que los niños. Entonces, imagínate el impacto, las consecuencias y el costo de creer eso. Se trata de un gigantesco bagaje que las niñas tienen que cargar y nosotros, como sociedad, somos responsables de ponerlo en sus hombros. Pero creo que las nuevas generaciones, las familias jóvenes, están cambiando esta visión y la manera de educar a sus hijos. Estos libros responden a esa necesidad: exponer a los hijos a diferentes tipos de experiencias lectoras que giran alrededor del tema de género, especialmente, de las mujeres.

Resulta increíble cómo esa primera idea se convirtió en un mensaje tan poderoso para todo el mundo. A través de las diferentes ediciones locales, se muestra el enorme impacto que los libros tienen en las mujeres de pequeñas comunidades; porque, si te acercas y analizas, cada historia tiene características muy particulares.

Justamente, hay una historia en la edición mexicana que me encanta, y es el ejemplo perfecto de lo que describes: las Patronas, un grupo de activistas que ayudan a los migrantes, principalmente, preparándoles comida para su viaje. Ese impacto global del que hablamos conlleva un significado muy poderoso.

¿Crees que ha cambiado la manera en que las mujeres se han manifestado a lo largo de la historia? Por ejemplo, empezando por Marie Curie o por Frida Kahlo hasta J. K. Rowling, al exigir sus derechos o en la forma en que aportan y son parte de la comunidad, ¿crees que eso ha tenido cambios a través del tiempo?

Sí. La diferencia más grande es el uso de internet, que no sólo significa protesta, sino conexión con otras mujeres con más facilidad, cosa que no ocurría antes. El internet ayuda a encontrarse con personas afines y a formar comunidades para difundir un mensaje. Y, en el caso de la serie de estos libros, nacen a manera de protesta, en contra de lo tradicional. Son una extraordinaria herramienta de poder para lograr libertad y expresar creatividad.

¿Quién es tu rebelde favorita?

Son muchas las que tengo. Pero justo ayer visité la Casa Azul de Frida, y ella me viene a la mente como una de mis favoritas. Frida es una de mis más grandes inspiraciones detrás de Niñas Rebeldes. Recuerdo que fue el primer retrato que incluimos como principal, para presentarla en la fondeadora. Visitar la Casa Azul fue una experiencia emocional muy fuerte, porque ver su obra en el espacio donde solía hacerla, y sentir dónde vivía, fue muy pero muy potente. Conozco su vida porque la he visto en películas y documentales; he leído mucho sobre ella; la he escrito también, y realmente me imaginé como si yo hubiera vivido con ella al estar allí. Entonces, podría decirte que ella es mi favorita.

Ese efecto que crean tus libros… ¿cómo le hiciste para que todos los amemos? 

Creo que combinan diferentes aspectos. Puedes ver la variedad de profesiones y experiencias a través del tiempo y el espacio, ya que se tocan muchos puntos geográficos y, a la vez, es muy local: permite ampliar y facilitar la conexión de diferentes tipos de personas con pasados distintos y que, en algún momento, los lectores se sientan reflejados en estos libros.
Además, creo que la elección de utilizar retratos ilustrados a lo largo de la publicación la vuelve mucho más accesible para todos, porque identifican a cada personaje más fácilmente y los libros son más amables para la lectura. Incluso, un personaje gigante, como Frida, acompañada de su retrato, con un relato muy corto, al estilo de un cuento de hadas, se convierte en algo muy familiar y cercano. Entonces, la elección del estilo de la narración, que comienza con “Había una vez…”, y el formato de cuentos para dormir aplicado a la biografía me parecen los ingredientes mágicos de estos libros.

Y, por último, te quiero proponer a una niña rebelde para incluirla en futuras ediciones: Elena Favilli.

¡Ah! Ja, ja, ja, muchas gracias. Probablemente, en la versión italiana. +

Disfruta de la entrevista completa aquí:

Historial

Descarga