Sex Education para las nuevas generaciones

Sex Education para las nuevas generaciones

07 de enero de 2022

Áurea Camacho

Seguramente las personas de mi edad recordarán aquella serie de películas gringas, American Pie, que retrataban de manera cómica y burda las peripecias de un grupo de adolescentes que estaban descubriendo su sexualidad y experimentando con ella. Vista a la distancia, hoy en día hasta se siente inocente, sobre todo después de series como Euphoria o 13 reasons why, donde se tratan temas como la transexualidad, las drogas, el bullying, las violaciones o el suicidio, de manera bastante dramática.

Por eso resulta refrescante encontrarse con Sex Education, producida por Netflix. Me parece que es una mezcla ideal entre American Pie, Euphoria y 10 cosas que odio de ti.

La historia gira en torno a Otis, un joven británico que a pesar de ser hijo de una terapeuta sexual (o precisamente por eso), tiene cierta aversión hacia la sexualidad. Irónicamente, logra dar buenos consejos a sus compañeros de la escuela y, junto con Maeve, su crush secreto, crea una clínica de terapia sexual que funciona clandestinamente, justo en las narices del director.

Lo que me parece más atractivo de la serie es que, entre broma y serio, habla de problemas reales de los adolescentes, e incluso de los adultos, en temas relacionados con el sexo. No se queda solo en el chiste prosaico, sino que ahonda un poco más en las aristas emocionales, en las preocupaciones de los jóvenes de esa edad, en el contexto actual donde el intercambio de fotografías con desnudos es común, así como la extorsión consecuente.

Así, vemos detrás de las vidas perfectas de los populares de la escuela y nos damos cuenta de que tienen sus propios problemas: soledad, presión por ser alguien que no son o hasta la falta de cuestionamiento sobre qué quieren en realidad.

También vemos las dificultades de quienes todavía no salen del clóset y de lo que tienen que enfrentar quienes ya son abiertamente gays.

Y qué decir de los que no encajan, de los que son mal vistos, prejuzgados por algún chisme y encasillados a ser solo una cosa. Maeve lucha con eso todo el tiempo. Es una chica inteligente, que tiene que lidiar con problemas de adulto y que ha sido menospreciada casi toda su vida.

También vemos cómo el acoso cotidiano puede pasar desapercibido, sin darle mayor importancia, pero al final las repercusiones son evidentes e ineludibles.

Y de fondo, podemos ver la vida de los adultos, quienes supuestamente deben tener todas las respuestas y la vida resuelta. Pero todos sabemos que no es así. De hecho, muchos de los adultos demuestran ser tan ignorantes en temas sexuales como los propios adolescentes. Y no sólo eso, no tienen ni idea de lo que realmente ocurre con sus propios hijos o alumnos. No es de sorprender que, la mayoría de las veces, los jóvenes de esa edad se sienten incomprendidos y fuera de lugar.

Los enredos en las relaciones familiares, amorosas y de amistad –tanto en adolescentes como en adultos– son la cereza del pastel en esta mezcla de emociones y sensaciones intensas causadas por las hormonas. Padres divorciados, padres casados pero indiferentes, madres insatisfechas, padres ausentes, hermanos problemáticos, amistades que se ponen a prueba y cuantas combinaciones posibles se te ocurran.

Pero si observamos con cuidado y hacemos a un lado la temática sexual, vemos a los adolescentes comunes y corrientes, esos que todos hemos sido, esos de los que ahora somos padres o tíos, y aunque todos hemos experimentado diferentes contextos y menor o mayor apertura en cuanto a la sexualidad, nos identificamos con alguno (o varios) de ellos: el nerd, el deportista, el popular, el inadaptado, el aficionado al teatro, el experto en matemáticas, el virgen y el experimentado. ¿Será por eso que las películas y series sobre adolescentes nos siguen atrapando? Habrá quienes recuerden esa etapa con nostalgia, otros con cierta aversión, pero lo cierto es que solemos conectar con emociones muy intensas en la adolescencia y eso es algo que se queda grabado en nuestra memoria.

La serie ha tenido tanto éxito que ha sido renovada para una cuarta temporada, aunque Netflix no ha confirmado la fecha de su estreno. También se han creado diferentes productos en torno a la historia: ropa, maquillaje e incluso un libro: Sex Education: The Road Trip, escrito por Katy Birchall. En él podrás leer sobre estos personajes y una nueva aventura que no ha sido contada en la serie de televisión, por lo que, si ya terminaste todas las temporadas disponibles en Netflix, te recomiendo que leas esta obra para mantenerte en sintonía con estos adolescentes divertidos y complicados, en lo que tenemos acceso a la nueva temporada. +

Historial

Descarga