Redimensionar a Malintzin

Redimensionar a Malintzin

01 de enero de 2022

“Soy una mujer mixe que no es historiadora, que fue expuesta a la educación escolarizada en donde le narraron de la tradición de Malintzin, pero también a las danzas serranas que la presentaban como una figura apreciada.”

Así se expresa Yásnaya Elena A. Gil (Ayutla Mixe, Oaxaca, 1981), autora de Tres veces tres. En clave Malintzin: nueve aproximaciones a su figura, primer cuadernillo de la serie 1521, un atado de vidas, perteneciente a la nueva época de la colección Material de Lectura, de Libros UNAM.

Licenciada en lengua y literaturas hispánicas, maestra en lingüística y activa defensora de lenguas en riesgo de desaparecer, entre varias otras luchas, Gil considera que, más que nuevas fuentes, necesitamos releer, desde una perspectiva distinta, las que ya hay sobre Malintzin, cuyos mitos más grandes son aquellos donde se le pinta como traidora y como la enamorada de Hernán Cortés. Además, denuncia lo injusto del concepto denominado “malinchismo”.

Su texto es un acercamiento personal a otra vida, la de una intérprete nativa que pervive en el recuerdo a través de varios nombres: Malintzin, Marina, Malinche. Desde la mirada femenina de una indígena en pleno siglo xxi, reflexiona sobre la mujer que vinculó dos civilizaciones geográfica y culturalmente opuestas, un papel distorsionado por visiones misóginas y occidentalizantes de nuestra historia.

Malintzin, narra, vivió entre varios pueblos y lenguas; avanzó de la esfera más baja de la sociedad de su tiempo a una posición muy distinta en el nuevo orden que empezaba a establecerse en el periodo de la Conquista. Pasó de ser esclava a ser respetada y nombrada con honores, no por gusto, convicción ni amor, sino por necesidad, por haber sido entregada a los españoles; no podemos afirmar que una mujer esclavizada, vendida y bautizada para ser violada se haya enamorado de su captor. Tampoco sería correcto llamarla “traidora”, ya que la familia de la que provenía no le debía lealtad a Tenochtitlan, no era aliada de los tenochcas.

En el breve volumen, Yásnaya Elena A. Gil hace nueve reflexiones acerca de la figura de Malintzin donde nos llama a escuchar otras voces no oficiales sobre nuestra historia, a hablar del papel de las mujeres en Mesoamérica y la Conquista, a ubicar en toda su dimensión el rol que jugó Malintzin durante su vida, a rescatarla de los prejuicios generados por el patriarcado y el colonialismo. Nos convoca a rearmar la narrativa sobre Malintzin, a conocer una más justa para los pueblos nativos y las mujeres.

Conoce este y los otros títulos de la colección 1521, un atado de vidas ¡llévalos todos a casa! Adquiérelos en libros.unam.mx +

Historial

Descarga