Si quieres el arcoíris, debes soportar la lluvia

Si quieres el arcoíris, debes soportar la lluvia

3 de diciembre 2022

Por Juan Cárdenas (@desautomatas)

Dolly Parton, cantante, actriz y hoy en día activista social, dijo hace tiempo: “Si quieres el arcoíris, debes soportar la lluvia”, y vaya que ella ha sido un ejemplo de vida. Nació en pobreza extrema. Se destacó por sus habilidades naturales, así como por un talento trabajado a base de esfuerzo desde niña. En su pódcast, de irónico nombre: Dolly Parton’s America, usualmente cuenta historias de esos años de crecimiento y esfuerzo, cuando muchos aspectos de su vida no encajan con el sueño americano, mucho menos para una mujer, incluso una rubia y blanca.

Ella representa una de esas figuras que simbolizan fama y éxito y, sin embargo, guardan momentos trágicos alrededor de su vida. A lo largo de los años ha conseguido ser cada vez más exitosa: nombrar sus reconocimientos tomaría un artículo entero. Run, Rose, Run (Contraluz, 2022) es un recuerdo de que Dolly no ha terminado. En esta novela, la legendaria Parton cuenta la historia de una joven cantante de country y su relación con una cantante retirada.

Escuchar el disco homónimo a la par que la más reciente publicación de Parton resulta altamente recomendable: una experiencia multimedia completa, dejando de lado que una película ya está en camino (con Reese Whitherspoon en el papel principal). Por ahora, el libro y las canciones del álbum ciertamente se complementan emocionalmente. Parton escribió el álbum al mismo tiempo que trabajaba coescribiendo con James Patterson la novela y se nota: el espíritu está ahí.

Es importante señalar que el libro cumple una función importante; logra capturar tanto a los fans de toda la vida de Dolly Parton como a quienes nunca se han acercado a su música o a su arte, y simplemente están interesados en dejarse llevar por una historia real, cruda, hermosa, sorpresiva y trivial. Trivial porque se trata de una trama común, es decir, pasa todos los días, pues el centro de la historia no gira en torno al éxito de la protagonista, sino a su lucha, su fuerza y su espíritu para vivir, sobrellevando lo que la vida le tenga preparado. En ese sentido, todos nosotros podemos identificarnos con ella.

Por ejemplo, AnnieLee no puede darse el lujo de comprar una guitarra propia, así que ensaya al momento que toca en el bar de la historia. Ese tipo de retos mundanos se ven en nuestro día a día, y han sido muestra constante en la música y el discurso de Dolly Parton. No sorprende que hoy se eleve la voz en Estados Unidos a un nivel mítico. Parton no sólo comparte su arte, sino que levanta la voz por sus conciudadanos y se identifica con ellos a través de historias como ésta.

Encontramos otro ejemplo en el músico Ethan Blake, quien en la novela es un talentoso artista que no tiene la fama ni las ganancias de que otros gozan. La forma en que se trata al personaje representa otra muestra de resiliencia suprema: alguien motivado día a día por su pasión y talento, no sin ello resentir las injusticias del sistema. Ethan ve las oportunidades pasar a su lado para otros; nota que los años se van de su vida y su realidad no cambiará; sabe que el reconocimiento tampoco le significará un impulso extra. El negocio de la música y del arte está lleno de personajes así. Muchas veces más talentosos que otras figuras famosas, quienes, por suerte, temporalidad, contactos o cualquier otro factor, ven elevado su nombre hacia las estrellas. Se necesita temple para mantenerse emocionalmente maduro, feliz, satisfecho. Una tarea no siempre fácil.

Recomiendo empezar a leer el libro escuchando “Run”, la primera canción del disco, y a partir de ahí escucharlo todo, quizá hasta más material de la prolífica leyenda del country, pues ella ha confirmado que mucho de su vida forma parte del libro.

El bar local donde ambas protagonistas se conocen está basado en el legendario Grand Ole Opry Bar, de Nashville, donde Parton cantaba en su juventud, pues creció en esa ciudad. Se trata de uno de esos bares de la Ciudad de la Música, donde cualquier músico improvisado entra a cantar 15 minutos para luego seguir su camino, y ésta puede convertirse la mejor música que hayas escuchado. Parton y Patterson buscaron retratar esa pasión en ambas protagonistas, así como la resiliencia para encaminar ese ímpetu por un camino exitoso, pero duro y difícil.

AnnieLee es la joven luchadora que quiere destacar y ver sus sueños hechos realidad, mientras que su mentora, Ruthannal, es una veterana cantante y compositora ya retirada, experimentada no sólo en el arte, sino en el negocio y cómo navegarlo. Run, Rose, Run. Corran. Corran a escuchar y leer. Corran mientras Dolly Parton está todavía con nosotros, en plenitud artística y creadora. Corran sin expectativas. Corran a divertirse y pasar un buen rato con una novela madura y completa, igual que el álbum. +

Historial

Descarga