Select Page

¿Una letra hace la diferencia?

¿Una letra hace la diferencia?

02 de junio de 2021

Citlali Figueroa

«Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras sino cien pensamientos»

Henri Poincaré.

Los elementos que integran el lenguaje son importantes para cumplir con el objetivo: comunicar. Desde pequeños nos enseñan las letras que integran el abecedario y los sonidos que tienen por sí solas o bien, en compañía de otras como las vocales, pasamos horas aprendiendo las reglas gramaticales, las reglas de ortografía, incluso a muchos se nos complica identificar el uso de los acentos en diferentes tiempos de conjugación de los verbos, y súmale que a lo largo de la historia se van agregando palabras nuevas y algunas reglas se modifican o se anulan – como ha costado trabajo dejar de acentuar la palabra solo –, todo con el fin de mejorar el uso del lenguaje para una comunicación exitosa.

Si bien, el lenguaje inclusivo busca incluir lo que está haciendo no es más que perjudicar a quienes deben ser incluidos, entonces, ¿es una herramienta o una moda? Demos una recapitulación, ¿a qué personas debemos incluir?

Recientemente el ministro de Francia, Jean-Michel Blanquer, vetó el lenguaje inclusivo en la escuela y en los escritos oficiales por ser “un obstáculo para la comprensión de la escritura” y feminizar los títulos y cargos cuya versión en femenino no se usa, respetando las reglas gramaticales, sin embargo, pide no “feminizar” la lengua, así lo mencionó en la publicación de un Boletín oficial.

Añadió que “constituye un obstáculo a la comprensión de la escritura”, porque afecta la lectura en voz alta y la pronunciación, debido a que no se puede hacer una transcripción oral de ese tipo de grafías.

Los más perjudicados son los niños con capacidades diferentes o problemas de aprendizaje, resultando en una contrariedad a lo que sugiere el lenguaje inclusivo. “El aprendizaje y el dominio del francés contribuyen a luchar contra los estereotipos y garantizan la igualdad de oportunidades de todos los alumnos”, sin ser un obstáculo por la complejidad e inestabilidad del lenguaje.

La lucha de los grupos feministas que defienden el lenguaje es porque el lenguaje usado no es neutro ni ofrece la integración a las mujeres. Por otro lado, en el 2017 la Academia de la Lengua Francesa lo consideró una aberración. “En un momento en que la lucha contra las discriminaciones sexistas implica combates contra la violencia conyugal, la disparidad salarial o el acoso, la escritura inclusiva, aunque parece participar de ese movimiento, no sólo es contraproducente para esa causa, sino perjudicial para la práctica y la inteligibilidad de la lengua”, informó la Academia ante este nuevo pronunciamiento del gobierno francés.

En redes sociales y últimamente en algunos documentos oficiales, suele usarse la “x”, el símbolo “@” o bien, una “e” en las palabras para “incluir a los diferentes géneros”, sin embargo, éstos no pueden suplir el sonido de las vocales “a” y “o”, la “x” es una consonante, el “@” carece de sonido, y la “e” provoca un pequeño trabalenguas.

Consideramos que, algunas palabras pueden actualizarse y “feminizar” la lengua sin afectar la comprensión y pronunciación. Estamos a favor de la tolerancia, el respeto, la inclusión y por supuesto, en contra de la violencia de género. Consideramos que el lenguaje debe cumplir su función: una óptima comunicación. +

Facebook

Historial

Descarga