Tom Wolfe y el remordimiento postorbital

Tom Wolfe y el remordimiento postorbital

14 de septiembre 2022

Por Yara Sánchez de la Barquera

Tom Wolfe (1930-2018) fue un narrador ágil y feroz para elaborar juegos creativos con el lenguaje y para detectar tendencias culturales explorando diversos espacios del statu quo, así como varios niveles de la sociedad estadounidense. Extravagante e irónico como periodista y cronista, Wolfe dejó una gran huella como crítico sagaz de la cultura de su país. Llegó a afirmar en más de una ocasión que su objetivo era retratar a la sociedad contemporánea de acuerdo con el realismo, siguiendo la tradición literaria de Steinbeck, Dickens y Zola. Para ello, utilizó técnicas adoptadas del periodismo con algunas herramientas literarias; de esta manera, acabó por darle forma al llamado nuevo periodismo, luciéndose con trabajos como Ponche de ácido lisérgico (Anagrama) y su crítica de arte La palabra pintada (Anagrama). Este autor hizo soñar a millones de lectores, al reservarnos un lugar junto a él para paladear los deseos y las pretensiones de personajes que van desde el jet set neoyorquino hasta los cowboys espaciales, que rompieron las barreras de todo en 1969.

Durante cuatro entregas, Tom Wolfe publicó una serie de ensayos con el título Post-Orbital Remorse, que aparecieron en la Rolling Stone a lo largo de 1973. Pasaron los años y, con el beneficio de la retrospectiva, en 1979 los editó, recopiló y amplió hasta convertirlos en el libro The Right Stuff (Lo que hay que tener. Elegidos para la gloria) (Anagrama), en el que desentraña la verdadera historia detrás de la carrera espacial y sus protagonistas. Hoy en día, se trata de una de las obras literarias más icónicas sobre vuelos espaciales y uno de sus trabajos más excelsos. Es un libro apasionante, ganador de varias distinciones, como el Premio Nacional del Libro de No Ficción, además de finalista del Premio del Círculo Nacional de Críticos de Libros 1980.

En 1983, el guionista y director Philip Kaufman adaptó The Right Stuff como una gran película, y el título del libro saltó a la fama. The Guardian catalogó esta obra en la séptima posición de una lista de los cien mejores libros de no ficción. Dentro de su detallada investigación, el autor realizó una gran cantidad de entrevistas y estudió el origen de los astronautas (como dato curioso, todos, incluido Wolfe, nacieron en 1930). En su reciente publicación del libro, el escritor comentó a The Guardian:

  • Todo lo hice con una curiosidad ordinaria para saber qué podría orillar a un hombre a montarse en una enorme candela romana como en un cohete Redstone, Atlas, Titan o Saturn, mientras espera a que alguien encienda la mecha.

Los personajes militares de The Right Stuff provenían de una formación como pilotos de pruebas, lo que significó un trabajo tremendo para moldear sus personalidades y hacerlos seres casi pasivos, a la vez que robóticos, según los deseos de los técnicos y burócratas del Programa Mercury. Wolfe relata los pesares de los individuos sujetos a pruebas, valientes conejillos de Indias moldeados a través de constantes presiones. Este libro narra la lucha por conservar la dignidad humana.
Wolfe también contextualiza el enfrentamiento publicitario de la carrera espacial, y lo mucho que influyeron en los ciudadanos la presión implacable de los soviéticos y los repetidos fracasos iniciales del programa estadounidense. Sobre la maquinaria publicitaria, el autor analiza cómo fabricaron la imagen de aquellos héroes y, al mismo tiempo, relata cómo cree que escogieron a los pilotos, quienes tienen varias cosas en común: son los hijos mayores de su familia, casi todos llevan el nombre de Jr., pues fueron nombrados como sus padres, todos tienen menos de 30 años y fueron criados en pueblos pequeños, dentro de familias protestantes. Tom Wolfe trabajó extensamente con el piloto Chuck Yeager para comprender la cultura de los pilotos de prueba y a qué se sometían.

The Right Stuff rápidamente se posicionó como un libro importante. En una época en la que resultaba normal que los lectores se suscribieran a servicios para recibir libros en casa, esta novela fue una selección del Book of the Month Club, el Quality Paperback Book Club, el Conservative Book Club, el Flying Book Club y el Macmillan Book Club. Por si fuera poco, también apareció en la extinta Reader’s Digest y fue seriado por otras revistas.
La frase acuñada por Wolfe describe magistralmente las “cosas correctas”: confianza extensa, gran poderío, habilidad y machismo. Wolfe realiza un símil tremendo al describir cómo la relación de los pilotos de prueba con las cosas correctas resultaba similar a la experiencia de los creyentes protestantes respecto a la salvación:

  • Ya sea con la redención o con la materia adecuada, un hombre nunca podría saber con confianza que la poseía. Sólo podía demostrar, a través del pecado o de un error de cálculo de una fracción de segundo, su falta de ella. El astronauta era un guerrero de combate individual que llevaba el peso de las esperanzas de su nación a la batalla.

El astronauta de Mercury, Wally Schirra, elogió The Right Stuff: “Creo que el libro está bastante bien hecho. Este negocio de las cosas correctas es una fraternidad muy pequeña y es algo que no se puede comprar”. +

Historial

Descarga