Estocolmo, música y arte

Suecia es un país pequeño ubicado en el corazón de Escandinavia, esta sociedad fría y con miedo de empujar los límites y reglas establecidas por la sociedad, son los más rápidos del mundo en la adaptación a las nuevas tendencias e ideas. Son gente curiosa, creativa y a lo que refiere a la música, este país se caracteriza por ser objeto de distinción.

A pesar de ser un país chico con 9 millones de habitantes, Suecia produce más de 35 festivales de música durante el verano y es por esto que Estocolmo merece su propio festival de música internacional.

Estocolmo es conocido como el centro cultural para Suecia y Escandinavia, y el pasado fin de semana se llevo acabo en la isla de Skeppsholmen el Stockholm Music & Arts festival, donde exposiciones de arte, excelente música y diversidad de cultura crearon una atmósfera inigualable en este archipiélago urbano.

El cartel del 2013 estuvo compuesto de diferentes tipos de música y grandes artistas de talla internacional, comandado por el experimentado e inigualable Prince, seguido por el ahora conocido Sixto Rodriguez, la talentosa Regina Spektor, el duo sueco First Aid Kit entre muchos otros más.

Artistas como Billy Bragg, Mariam the Believer, Laura Mvula, CocoRoise y Efterklang también aportaron su talento y música para que el festival fuera todo un éxito.

La nota curiosa del festival la dio Prince, que además de hacer esperar de pie a sus seguidores suecos por más de una hora y empezar su espectáculo con un discurso bastante deshonroso por parte de su baterista, prohibió cualquier tipo de fotografía durante el concierto. Ni los medios de comunicación, ni los asistentes pudieron llevarse una imagen del artista ya que era constante la vigilancia y la insistencia de guardar cualquier tipo de cámara. Pero a pesar de esto, su presentación, música y la forma en que se adueñó del escenario, pareció contrarrestar el cansancio por la larga espera y falta de fotografías.

Por su parte, la historia de Sixto Rodríguez es sin duda una de esas irrepetibles historias con final feliz, la cual cautivó al mundo del cine y que hizo pensar que este frustrado artista reviviría de las cenizas como el Ave Fénix. Pero su presentación durante Stockhom Music & Arts dejo mucho que desear, ya que la edad y el deterioro de su voz decepcionó y tomó por sorpresa a propios y extraños. Después de esta presentación la gente se cuestionó si en verdad es tan buen músico como ¨Searching for Sugar Man¨ nos hizo pensar.

A pesar de estas dos anécdotas, el festival fue todo un éxito, los asistentes disfrutaron de un excelente fin de semana en la capital sueca, donde el clima, música y arte inspiraron a más de uno.

Imagen: Billy Bragg, fotografía de Rodrigo Rivas Ruiz (@thephoto_se).
Imagen 2-4: Fotografías del Stockholm Music & Arts festival, por Rodrigo Rivas Ruiz (@thephoto_se).
Mascultura 09-Ago-13
 

Facebook

Historial

Descarga