¡No a la chimenea, Petrarca!

Lírico y humanista italiano, Francesco Petrarca fue encaminado por su padre a estudiar leyes. Sin embargo, el joven Petrarca se inclinó por el estudio de la cultura clásica, admirando principalmente a Cicerón. Cierta ocasión, y como no pocas veces sucede entre padres e hijos cuyos intereses e inclinaciones se extrapolan, el padre de Petrarca quemó su biblioteca personal en la chimenea; de entre los escombros, el joven, decepcionado, sólo logró rescatar un libro de Cicerón y uno de Virgilio.

Su vida transcurrió al servicio de la Iglesia y de la poderosa familia Colonna. Poseído por una pasión de bibliófilo, viajó constantemente por Europa (Francia, Italia, Países Bajos, España, Inglaterra) buscando códices de autores clásicos, y se convirtió en poeta laureado por el Senado de Roma por su poema latino en hexámetros "África".

Hoy, 19 de Julio, se conmemoran 642 años del fallecimiento de Petrarca; mañana, 20 de Julio, como uno de esos casos increíbles cuando casi coinciden las fechas, cumpliría 712 años de edad.

Los libros de Petrarca no se fueron a la chimenea sino a gandhi.com.mx

MasCultura 19-Jul-16

Facebook

Historial

Descarga