MÁTENME POR QUE ME MUERO: El fin del mundo de Tin Tan

Ahora que es un hecho confirmado que el fin del mundo no llegó y que la fiebre por recordar películas apocalípticas ha pasado, es hora de hacer otros recuentos, los de películas en los que se sortea a la muerte aunque sea solamente de manera temporal. La primera y quizá mi favorita sea la infalible Macario, de Roberto Gavaldón, aunque si sorteamos el fin del universo el tono que mejor nos acomoda ahora sea quizá el de la comedia y, aunque Macario tiene dosis perfectamente balanceadas de humor, éste no es en realidad el centro de su historia.

Hay otra que también tiene un lugar primordial y que, además, está protagonizada por uno de los actores más importantes en la historia del cine mexicano. La película es tan clara como absurda en su nombre, Mátenme por que me muero, y el protagonista lleva también un nombre enigmático y casi dadaísta, Germán Valdés, “Tin Tan”.

La historia es perfecta para una comedia urbana y para un personaje que se aproximaba al caos a la menor provocación pero que solucionaba todo con el surrealismo como herramienta. Tin Tan gana la lotería pero decide donar el premio a un orfanato. Por esa razón dos maleantes consiguen hacerle creer que está a punto de morir y que la mejor salida de este mundo es el suicidio. Lo siguiente es una serie de intentos de Tin Tan para quitarse la vida o para conseguir que alguien lo asesine, todo claro, con el ritmo disparatado pero certerísimo de las comedias de Tin Tan y de, claro, la dirección de Ismael Rodríguez, a cargo no sólo de la dirección de la película sino de la adaptación a guión cinematográfico de la novela de Enrique Jardiel Poncela, en la que se basaron para armar esta joya que de alguna manera invierte (y divierte) la anécdota con la que Fritz Lang construyó M.

El resultado, por supuesto, es brutal y se quiera o no, hay también muchos datos, frases y acciones que dejan ver (aunque de manera distinta a como lo hace Macario) la extraña, compleja, bizarra pero fresca relación que los mexicanos tienen con la muerte. El otro resultado, como muchos imaginarán ya, es que nuestro personaje central, un Tin Tan en plenitud, escapa del abrazo de la muerte, que tanto busca. No es eso sin embargo lo interesante (y mucho menos lo divertido) de la película. Lo es ver cómo es que la casualidad, la suerte y hasta la justicia divina lo libran no solamente de perder la vida, sino de hilvanar una historia que se descabella gigantescamente siempre para su bien.

Yolanda Montes “Tongolele”, Óscar Pulido, Marcelo Chávez, Miguel Manzano, René Ruiz “Tun-Tún”, completan este extravagante universo en el que, lo verán, secuencia a secuencia se crea un clásico instantáneo, desgraciadamente opacado ahora en nuestra memoria por otras películas de Tin Tan.

Por Erick Estrada www.cinegarage.com

Imagen: Portada de la película Mátenme por que me muero de Ismael Rodríguez.
Mascultura 22-Ene-13

Facebook

Historial

Descarga