La metamorfosis correcta es ser un escarabajo.

“¿Cómo hiciste tu traje duro? ¿Tus ojos de zinc, tu corbata? ¿Tus pantalones de metal? ¿Tus contradictorias tijeras? ¿Tú sierra de oro, tus tenazas? ¿Con qué resina maduró la incandescencia de tu especie?” “A un escarabajo”—

Pablo Neruda

Vamos a convertirnos en un escarabajo. ¡Qué magnífica idea! Seremos increíbles, felices, únicos, y tendremos una fuerza inmensa en nuestro corazón y cuerpo. Si tienes alguna duda de convertirte en uno de ellos, te platicaré sobre estos insectos que te pueden guiar a nuevas aventuras. Una de las grandes ventajas de ser un bicho es que puede invadir cualquier hogar, o mejor dicho, la naturaleza completa es su hogar, así que le pertenece en su totalidad.

Los escarabajos tienen algunos nombres clave para caracterizarse: cucarrones, cascarudos o catzos, y los puedes encontrar en todo nuestro planeta. Si prestas atención a los escarabajos, conseguirás apreciar las diferentes armaduras que tienen. Los escarabajos ciervo parece que tuvieran cornamentas, los escarabajos joya son de color plateado, dorado o verde metálico y parecen alhajas; los escarabajos peloteros o estercoleros hacen rodar bolas de excremento por el suelo, haciendo de esto un deporte extremo entre ellos, y los escarabajos rinoceronte, que tienen cuernos grandiosos y elaborados.

Los escarabajos varían en tamaño. ¿Qué tal si te animas a ser uno de ellos? Alrededor del mundo hay más de treinta y cinco mil especies, además detectan olores con sus antenas que están localizadas en la cabeza. Los escarabajos tienen unas antenas inusuales, la punta de las cuales se pueden abrir como un abanico. ¿Cómo te quedó el ojo?

Ahora habrá que imaginar la historia que vamos a contar brevemente; seguro que eres aficionado de las aventuras locas y misteriosas. Quedarás encantado con El chico escarabajo, de M. G. Leonard.

Darkus Cuttle es un chico con pecas y cabello lacio, de suéter y pantaloncillos cortos, cuyo padre, Bartholomew Cuttle, desaparece misteriosamente. El joven Darkus termina viviendo con su tío Max, e inicia una aventura mientras trata de descifrar lo que le ocurrió a su padre. Inesperadamente un día aparece un escarabajo rinoceronte llamado Baxter que, al parecer, es único en su tipo. No sólo es un poco más grande que los de su especie, sino parece tener también una gran inteligencia.

Darkus se encontró mirando filas y filas de escarabajos rinoceronte negros y cafés. Unos eran grandes, otros pequeños, algunos moteados, más lisos también, los hay con cinco cuernos o con ninguno, pero una cosa saltaba a la vista: Baxter era más grande que todos ellos.

Baxter, el escarabajo, es un punto clave para la historia. Ésta no es tanto una historia fantástica, sino más bien una de ciencia ficción. Es muy probable que termines queriendo ser este niño, y harás la siguiente promesa: “Yo, Darkus Cuttle, juro solemnemente que no descansaré hasta haber encontrado a mi padre y que los escarabajos estén a salvo”.

A lo largo de El chico escarabajo aprenderás lo fuerte que puedes llegar a ser, entre escenas graciosas y personalidades hilarantes, con la entretenida actitud de los insectos, aun cuando no pueden hablar. Descubrir los secretos de la historia será tu próximo proyecto. Será una gran aventura que puedes compartir con tus padres; además, ellos te pueden ayudar con algunos términos que, aunque se encuentran definidos en el glosario al final del libro, es más fácil si te ayudan a entenderlos.

Es momento para que los padres o hermanos mayores aprendan junto a los ni- ños que no hay razones para temerle a un insecto y acabar con su vida, porque a veces creen que son una amenaza por su físico o por su forma de vivir dentro de su entorno. ¡Es nuestra naturaleza!

El chico escarabajo deja un valioso mensaje: “No importa si eres pequeño, siempre puedes lograr lo que quieres si tienes valor”. El chico escarabajo es uno de los ejemplares de una historia que será una trilogía, con énfasis especial para los jó- venes lectores; una historia brillante con capítulos muy graciosos. Un libro que sorprende, motiva y enseña. Atrévete a imaginar y conoce el mundo real de los escarabajos. Vuélvete un admirador de estos simpáticos insectos.

Por @UlyssesAvath

MasCultura 27-abril-17

Facebook

Historial

Descarga