Comida es historia: ‘Mamá’, de Mina Holland

Comida es historia: ‘Mamá’, de Mina Holland
Lunes 4 de noviembre de 2019

Todos tienen su propia historia de comida. En su libro, Mamá: Tu historia comienza en la cocina, Mina Holland dice que las recetas son una parte tan importante de nuestros relatos personales como las fotografías y leyendas familiares.

En las historias compartidas en el libro aparece la reflexión sobre lo que comimos de niños, de dónde vino, quién lo cocinó y quién lo compartió con nosotros. El objetivo es explicar cómo incluso un tazón de pasta puede crear lazos entre familias, comunidades e incluso países que duran muchas vidas.

El libro abre con recuerdos de la abuela de Mina Holland, cuando preparaba pasteles familiares, huevos rellenos y las vinagretas simples, pero queridas. Luego entramos a una entrevista oportuna con la antropóloga cultural Claudia Roden, quien llegó a Londres con su familia exiliada de Egipto en la década de 1950. Roden dice que los alimentos tradicionales de su familia eran importantes para todos los judíos egipcios apátridas que repentinamente estaban viviendo en otro lugar.

Cocinar alimentos familiares de una patria lejana con ingredientes difíciles de encontrar en su nuevo hogar, hizo que los refugiados se sintieran conectados y parte de algo más grande. Cualquiera que haya pasado días, meses o años buscando un ingrediente clave para un plato familiar favorito, entiende que encontrar la sal agria, el queso especial o la mezcla de especias puede hacer que te sientas parte de un viaje centenario realizado por muchos otros durante muchas décadas.

Mina Holland —editora de Guardian Cook en el Reino Unido— hace la lista de sus alimentos favoritos que la reconfortan, y trata de conectarlos con personas, lugares y eventos clave en su propia vida. Ella escribe en detalle sobre el regalo de su madre de una “caja de herencia de recetas familiares” que incluye todas las recetas (al menos las que fueron escritas) de generaciones de cocineros familiares que se remontan a su infancia y aún más.

Un libro de cocina muy particular, en lugar de inspirarte a cocinar recetas del libro, Mamá te inspira a cocinar lo de tu propio libro de recetas favoritas. Después de leer el recuerdo de Holland de hacer vinagreta con su abuela y los recuerdos de ensalada de pepino del actor Stanley Tucci empapados con un poco de aceite de oliva y orégano, uno quiere salir al mercado por pepinos frescos y crema para hacer la ensalada de la abuela.

Particularmente encantadora es la meditación de Holland sobre el arte de las sobras. En lugar de ver trozos de pollo, porciones de vegetales, restos de queso y cucharadas de salsa en un frasco, los ve como una oportunidad para la creatividad en la línea de los picadillos:

Siempre me entusiasmó ver que quedaba un poquito de pavo o de rosbif en el refrigerador porque solo podía significar una cosa: Mi padre iba a hacer puré de papas, saltear algunas cebollas y hacer el sobrante más delicioso.

Y de eso se trata Mamá: los sabores y olores y los rituales de cocina de la comida que amamos en nuestros años de formación, que se traduce en la forma en que vemos la comida hoy en día. Ya sea que los recuerdos sean de buenos cocineros o un padre que usaba sólo un abrelatas y un horno de microondas, lo que comimos entonces y lo que nos gusta comer ahora, está influido por las personas que vinieron antes. Si eso inspira la necesidad de recrear viejos favoritos, o inventar un nuevo giro en un elemento básico de la familia menos perfecto, construir sobre las tradiciones es la esencia de la cocina casera, Mamá nos dice que esos alimentos deben celebrarse por ser exactamente lo que son y, por supuesto, tiene razón. +

Facebook

Historial

Descarga