El espacio de la creatividad: Saner

La imagen es una acción única e incontrolable que luego de introducirse por los ojos impacta el cerebro. Paul Valéry escribió en 1931 “Del suelo y de lo informe”, donde dice que “aquí [en lo informe] es donde el artista puede ejercitar su inteligencia, y donde el ojo debe encontrar, en sus movimientos sobre lo que está viendo, los caminos del lápiz sobre el papel”.

Edgar “Saner” Flores, artista mexicano con reconocimiento internacional, ejercita esa misma inteligencia de la que hablaba Valéry, mediante la cual explora elementos grá- ficos como el grafitti, el neomuralismo, la ilustración y el arte urbano. Egresado de la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), decidió expresar mediante su creatividad la tradición mexicana y el folklor para mezclarlos con la cultura pop. 

El trabajo de Saner representa la cotidianidad, adaptado a su lenguaje hermeneútico, formando un discurso social por medio de personajes prehispánicos. Las máscaras son un elemento en su obra, influidas por el folklor mexicano con personajes y animales como dioses, calaveras, jaguares, y coyotes; en este momento Saner prepara la presentación de su libro Kobén (Edelvives), que habla sobre los miedos internos. 

La parte creativa
Mi pasión es el dibujo. Cuando empecé a hacer grafitti los formatos me llamaron la atención. Trabajar sobre un papel te da límites, pero si trabajas en un espacio más grande requieres de un esfuerzo más grande, porque las proporciones varían y no puedes controlarlas. El aerosol se volvió una herramienta muy fácil, al igual que la presión y los trazos; fue toda esa inquietud la que me llevó a experimentar y la que me ayudó a buscar nuevos horizontes. El hecho de estudiar Diseño me ayudó a entender la intervención del espacio público y el diálogo con el espectador. Una cosa es generar códigos específicos para cierto sector y otra intentar hablar con un público más abierto. En el grafitti tienes que trabajar estilos, letras, y habilidades para extender el diá- logo con el espectador. 

La sensibilidad del momento
Todo en la vida es un regalo y tenemos que saberlo aprovechar. Si un proyecto se cae y vives con esa frustración toda la vida, sólo estarías deteniéndote y no aprovecharías lo que viene. Me quedo trabajando con el presente. Vivimos en un mundo que vive muy rápido. No podemos vivir mal el día a día. 

El intercambio e interés del desarrollo artístico
Es complicada esta época donde nos tocó vivir, tenemos demasiada información. Obviamente de pequeño te llega lo que hay: libros de texto, biografías, revistas, y todo se relacionaba con mi país. Algunas de las corrientes artísticas que más me gustan son el impresionismo, el cubismo y el gótico. Como movimientos artísticos terminas tocando casi todos. Es muy difícil separar todas las imágenes con las que nos han bombardeado y decir que no perteneces a esa corriente artística. La complejidad es buscar el hilo negro, algo que sea único.

Parece que en México no está pasando nada, que no tenemos una identidad artística. ¿Crees que hay una crisis actual con toda esta información disponible en internet?
La crisis viene desde hace mucho; intentamos imitar otro tipo de culturas y con la globalización se abrió el panorama para nosotros. Todos queríamos tener la misma ropa o grupos que tocaran cierto tipo de género musical. Lo interesante es que a mí me pasó y durante un tiempo me vi copiando a gente de Europa y Estados Unidos. En ese momento tuve una crisis de identidad, nació esa necesidad de encontrarme a mí mismo, voltear a ver las raíces y el pasado. Después de todo, yo intento moldear lo que para mí es el México contemporáneo; lo amasamos y tenemos esto. 

¿El arte está curando a esta generación?
La sanación es complicada en un ser humano. Tenemos gente que sí habla de esta necesidad. Mi trabajo tiene esa búsqueda, de contaminar a las personas y de cuestionarlas, que se pregunten qué es lo que está pasando. Cuando tú te reencuentras contigo mismo, a partir de eso podrás tener todos los conocimientos que tú quieras y solventar tus necesidades. Cada quien tiene su propia búsqueda. 

¿Qué libros te inspiran?
Son varios: el Popol Vuh, biografías de algunos pintores para saber cuál ha sido su proceso, como el trabajo de los hermanos Coronel expuesto en Bellas Artes; me gusta mucho el trabajo de Goya.

¿Qué movimientos artísticos sigues?
El Renacimiento es uno de los momentos que más me impactó por el cambio que tuvieron en la búsqueda. El Bosco, por ejemplo, comenzó a pintar escenas públicas.

¿En este momento de tu vida te sientes estable?
Cuando haces algo que amas puedes vivir de una manera feliz y esto no se vuelve trabajo, es un desarrollo. La idea es que crezcas. Y debes de saber que también no es para siempre, que tal vez llegue otra cosa que te divierta y te haga disfrutarlo.

Por Ulysses Avath

MasCultura 15-nov-16
 

Descarga

Facebook

Historial