María Dueñas, creadora de la Escarlata O'Hara española para los chinos

La edición china del superventas El tiempo entre costuras, de la española María Dueñas, fue presentada hoy en Pekín en medio del entusiasmo del público, que convirtió a la protagonista de la ópera prima de esta escritora en la Escarlata O'Hara española.

"¿No crees que se parecen? Ambas son mujeres fuertes, supervivientes de momentos históricos cruciales y han vivido grandes pasiones", le preguntó una de las asistentes a Dueñas, quien, atónita, agradeció enseguida la analogía con la obra maestra de Margaret Mitchell.

Lejos de despertar división, el espontáneo comentario fue ampliamente compartido por el público del Instituto Cervantes de Pekín, anfitrión del evento, cuyo imaginario rápidamente vio en Sira Quiroga -el alma de El tiempo entre costuras– el tesón y la valentía de la famosa Escarlata.

Y es que ambas novelas no sólo comparten la fortaleza de sus protagonistas, sino también la recreación de la trama en contextos de guerra: la de Secesión en el caso del best seller estadounidense, y la Civil en el de la española.

Comparaciones aparte, Dueñas aún digiere lentamente los éxitos de su primer libro, una novela en la que, como ella misma define, ha intentado combinar "la parte histórica con la ficción de forma coherente y sin abusar de datos, para hacerla más amena".

Para ello, Dueñas vio "imprescindible", según afirma, crear un personaje completamente de ficción que sirviese de nexo entre el palmarés de figuras reales del libro, como Juan Luis Beigbeder, el que fuera alto comisario de España en el entonces Protectorado de Marruecos, o el propio Ramón Serrano Súñer, cuñado de Franco.

"Y así nació Sira", cuenta la escritora, quien, mediante "una estricta rutina de trabajo heredada de mi formación como profesora", publicó en 2009 esta novela de amor y espionaje ubicada en el Marruecos colonial que lleva casi un millón de copias vendidas y ha sido traducida a una docena de idiomas.

El último, al chino. La portada de la edición de la lengua más hablada del mundo recrea un maniquí envuelto en costuras, una palabra que Dueñas tuvo claro querer para el título y cuya elección es aplaudida por los lectores del país asiático, así como el trasfondo histórico de toda la obra.

"Los chinos conocemos muy poco sobre esa parte de la historia de España, así que quiero darle las gracias por compartirla", destacó el crítico literario Zhi An, quien, sentado junto a Dueñas durante la presentación del libro, quiso saber si había algo de ella misma en Sira Quiroga.

"Quizás sólo que, como ella, pienso que no hay que dejar que la vida te arrase. Por muy duros que sean los momentos, tenemos una capacidad de resistencia superior de lo que pensamos", apuntó.

Por ahora, Dueñas, en excedencia en su carrera docente, puede presumir de disfrutar de un momento dulce en el que combina la promoción de su libro y la gestación del próximo, proyecto del que prefiere no hablar mucho aún, porque "todavía está -asegura- sujeto a cambios".

"Sólo diré que, aunque la protagonista es femenina también, tiene un contrapeso masculino importante", agregó.

Acerca de si se atrevería a ubicar la historia en China o en un país asiático, Dueñas se muestra dubitativa, pero no descarta la opción.

"Quién sabe -arguye-… Me gustan las historias nómadas, que lleven al lector a nuevos escenarios. Todo puede ser".

La escritora también se mueve en un entorno nuevo. Ha dejado atrás el despacho de la Universidad de Murcia para volcarse en su faceta de escritora, un giro profesional que, a juzgar por la larga cola de lectores chinos que esperan turno para recibir su firma, es de 180 grados.

Imagen: La escritora española María Dueñas posa en el Instituto Cervantes de Pekín con la edición china de su libro El tiempo entre costuras.
Pekín, 19 mar (EFE)

Facebook

Historial

Descarga