Envejecer con dignidad; POR TI NO PASAN LOS AÑOS, de Lewis Wolpert

El miedo a envejecer, ese temor de llegar a la vejez es un sentimiento constante para todos aquellos que, como diría William Hazlitt, perciben la tercera edad como la conclusión del sentimiento de inmortalidad que caracteriza a la juventud. ¿Hasta qué edad se deja de ser joven? Ustedes que quizá tengan entre 20, 30, 40 o 60 años, ¿ya dejaron de ser jóvenes? Me parece interesante, en lo personal, que mis amigos que rondan entre los 20 y 35 años comiencen a sentirse, paradójicamente, demasiado viejos.

Sin embargo, ¿ustedes creen que la vejez realmente sea mala? Lewis Wolpert, un catedrático octogenario, oriundo de Johannesburgo, en su libro Por ti no pasan los años: La sorprendente naturaleza del envejecimiento, nos explica de manera fluida y amena, pero no por ello carente de rigor y veracidad, la increíble esencia que rodea el proceso de envejecimiento.

¿Viagra, impotencia, depresión, malhumor, falta de apetito sexual, inutilidad? Pareciera que los viejitos están condenados a ser unos cascarrabias por la pérdida de los llamados placeres de la vida, ¿no? Pues bien, Lewis, con gran paciencia, despeja toda la niebla y el tabú que rodean la etapa de la vejez, para dejar al descubierto una verdad basada en su experiencia y en sus investigaciones.

Por ti no pasan los años es un libro que busca hacerle justicia a la etapa más avanzada de la vida, pretende borrar la carga negativa con la que han ensuciado a la vejez, hacer a un lado los mitos que se han construido en torno a la tercera edad, porque, al final de cuentas, una actitud de rechazo hacia ésta, una postura edaísta, es discriminación y menosprecio a un sector importante dentro de nuestra comunidad. Lewis Wolpert nos deja claro que su relego es una actitud injusta, ya que esto da paso a que las personas mayores sean tratadas muchas veces con miseria, incluso, en los mismos asilos o casas de retiro.

Todos, de alguna forma, convivimos con personas de la tercera edad, y en casos excepcionales, de la cuarta edad, como caracteriza Wolpert a los mayores de 75 años: nuestros abuelos y para otros, sus padres. Por el simple hecho de sernos cercanos y quererlos, ¿no es realmente injusta la condición a la que se les obliga a sobrevivir a muchos de los adultos mayores?

Lewis Wolpert, sin embargo, no deja de lado la difícil travesía a la que se enfrentan. Busca mostrar las dos caras de la moneda: los beneficios y las contrariedades del envejecimiento, siempre luchando contra los prejuicios e intentando ser objetivo al dar sus diagnósticos, ya que, sin duda, llega una edad en la que por diversas causas socioeconómicas es más fácil caer en la depresión, padecer problemas físico-mentales, como artritis, demencia, alzhéimer, entre otras dolencias que, a pesar de todo, pueden tratarse y aminorarse, para que la persona tenga una muerte digna.

Por ti no pasan los años es más que una investigación sobre el proceso de envejecimiento, es, también, un testimonio de la experiencia de llegar a ser un viejo en plenitud.

Por Rolando Ramiro Vázquez Mendoza

Mascultura 14-dic-16

Descarga

Facebook

Historial