Carta Editorial 90: Fantasmas

“Los aparecidos pueblan todas las literaturas: están en el Zend-Avesta, en la Biblia, en Homero, en las Mil y una noches”, dice Adolfo Bioy Casares en la introducción de la Antología de la literatura fantástica, libro clásico, compilado por Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y el propio Bioy. Espectros, fantasmas, presencias, espíritus, espantos… son muchos nombres para tratar de definirlos, de hacerlos visibles en nuestras mentes donde, se crea o no en ellos, un buen día aparecen sin avisar.

Dice el escritor británico Patrick Harpur en Realidad daimónica, que toda esta corte de mitos y leyendas donde conviven fantasmas, duendes, extraterrestres y monstruos, no es otra cosa que el inconsciente colectivo, el cajón en donde hemos arrumbado la parte irracional de nuestro ser por la idea de que la razón rige nuestra existencia. Ver un fantasma es, según Harpur, la manifestación de aquello a lo que le hemos dado la espalda y que como un pariente que pide no ser olvidado, un día llega sin avisar y toca la puerta. Creamos o no en fantasmas, ¿quién no ha escuchado una historia de miedo a la medianoche, frente a una fogata, una chimenea o en medio de una habitación oscura, sintiendo cómo se eriza la piel? ¿Quién no ha querido entrar a una casa embrujada, deseo que F. G. Haghenbeck quiere materializar en un relato? Aunque la idea suena masoquista, como dice Raquel Castro en su columna, muy pocos nos resistimos a vivir la experiencia, aunque sea mediante un cuento, como hace Antonio Malpica con el espíritu de Tortuga. “Hay de fantasmas a fantasmas, algunos adoptan las formas menos esperadas, quizá sea eso lo que los hace lucir más inquietantes”, dice Karen Chacek antes de recomendarnos varias lecturas para no pegar el ojo en toda la noche.

Roger Clarke, crítico de cine inglés y columnista en The Independent, se ha pasado buena parte de la vida intentando ver un fantasma. Lo entrevistamos por su libro La historia de los fantasmas. 500 años buscando pruebas; por su parte, Rafael Tovar y de Teresa ha escrito una crónica sobre los últimos meses de Porfirio Díaz en el poder, De la paz al olvido; un fantasma histórico que se niega a desaparecer. Antes de irse a dormir, no dejen de leer esta joya del escritor inglés George Loring Frost, incluido en la Antología de la literatura fantástica: al caer la tarde, dos desconocidos se encuentran en los oscuros corredores de una galería de cuadros. Con un ligero escalofrío, uno de ellos dijo: —Este lugar es siniestro. ¿Usted cree en fantasmas? —Yo no —respondió el otro—. ¿Y usted? —Yo sí —dijo el primero y desapareció.

Ilustración: Beetlejuice New Pop por Patrice Murciano. www.patricemurciano.com

MasCultura 01-nov-16
 

Descarga

Facebook

Historial