Select Page

Memorias de una Pretender Chrissie Hynde 

Chrissie Hynde (Akron, Estados Unidos, 1952) estudió Bellas Artes en la universidad de Kent, donde fue testigo del asesinato de cuatro estudiantes por parte de la guardia nacional, el suceso que inspiró a Neil Young su canción «Ohio». En 1973 viajó a Europa con la intención de formar un grupo de rock. Cinco años después, en Londres, Chrissie lograría reunir a los primeros Pretenders y llevar adelante un proyecto que está considerado como uno de los más representativos del rock de finales del siglo xx.

A todo riesgo

Una voz única con una vida no apta para cobardes. Las memorias de una roquera de raza, una de las pocas que ha cambiado la historia del rock.
Son muy pocas las roqueras de raza, las que forman parte del gran circo del rock sin levantar suspicacias o alguna ceja. Chrissie Hynde pertenece a esa rara categoría después de más de 40 años vinculada al rock, primero desde una perspectiva estrictamente vital y luego como líder de los Pretenders, uno de los grupos que marcaron la música de finales del siglo xx. Estas son las memorias de alguien profundamente sincero –no se guarda nada en el tintero− y valiente que comparte con nosotros el camino recorrido –un sinfín de juergas, giras, conciertos y proyectos−, tan apasionante como terrible, siempre extraordinario.

“El concierto se puso un punto de inflexión en la cultura norteamericana y, desde ese momento hasta mis colegas de Stouffers, con las que había estado equilibrando bandejas hombro con hombro en una pobre ejecución del oficio de camarera fans de Neil Diamond mayores y divorciadas que se reían de mi cuaderno con recortes de David Bowie, hasta ellas iban a comprenderlo todo. Me gusto sentirme fortalecida una vez. Debbie, Sue, Hoover y yo llenamos el coche para repetir en Detroit. Contemplar a Bowie en escena junto a Mick Ronson era una experiencia que te cambiaba la vida, estoy segura que de todos los que nos encontrábamos allí sentimos lo mismo”.

MasCultura 17-julio-17

Facebook

Historial

Descarga