KAGEMUSHA: La sombra de Kurosawa

Un guerrero, gobernante, líder de un clan, un militar de los buenos, está a punto de morir debido a las heridas en la batalla. Es un samurái de hierro al que todo mundo, comenzando por sus rivales, respeta y teme, no necesariamente como fruto de una ecuación. Antes de que la sangre deje de circular por sus venas ordena que se encuentre a un doble y lo sustituya en el gobierno y en las batallas para que su clan siga adelante.

El escogido es un hombre que es la copia exacta del guerrero pero que no es nadie más que un ladrón de poca monta, su sombra, como lo dice el significado de kagemusha en español: la sombra del guerrero, su lado oscuro.

A través de esta especie de distorsión de El príncipe y el mendigo, de esta rara reinterpretación de los dramas de Shakespeare que a Kurosawa tanto le llamaban la atención, la cinta es por un lado la exploración de las motivaciones más bajas y mundanas del ser humano: el ladrón nunca deja de ser mezquino ni cobarde, nunca ve más allá de sus propios intereses y jamás entiende al nuevo mundo en el que vive; sin embargo, con esa mezquindad e incultura logra convencer a quienes lo rodean y podrían descubrirlo, y eso puede hacernos ver que el resto del mundo es igualmente corriente o que también busca sólo el beneficio propio y que todos prefieren callar/mentir antes que descubrir el montaje.

Lo elegante del asunto es que alrededor de ello Kurosawa elabora una danza de color, una coreografía de cortes que le dan a la película una atmósfera etérea y volátil: nos mete a un sueño que camina peligrosamente por la línea que nos puede hacer caer del lado de la pesadilla. En pocas palabras, Kurosawa nos hipnotiza para que sin darnos cuenta hagamos lo mismo que el ladrón, seguir el montaje y ver qué tan lejos llegamos.

No hay ningún problema con ello, especialmente si ese ataque al subconsciente se hace a través de una estilización tan particular como la de Kagemusha, una que le valió la Palma de Oro de 1980 en Cannes. Ahora finalmente la tenemos en Blu-Ray.

Por Erick Estrada www.cinegarage.com

Imagen: Fotograma de Kagemusha, de Akira Kurosawa.
Mascultura 26-Mar-13

Facebook

Historial

Descarga