‘You’: Cuando la obsesión y las redes sociales se juntan

‘You’: Cuando la obsesión y las redes sociales se juntan
26 de febrero de 2020
Ejemplo de un libro que entra de buena manera en la dinámica de otros canales de difusión, como la televisión.

Alonso Cerón

La historia de Guinivere Beck en la novela You de Caroline Kepnes se expone desde la perspectiva de Joe Goldberg, su acosador. Este recurso de contar la historia a partir de los pensamientos del victimario, le valió a la autora que su obra llegara a otros medios como la televisión.

You, ha recibido excelentes críticas de parte del público y de grandes autores. Stephen King la calificó de “hipnótica, aterradora y original”. El paso de la novela a la televisión impulsó para que su autora publicara la secuela, Hidden Bodies, la cual también llevó una adaptación a la pantalla chica en la segunda temporada de la serie, pero con algunas diferencias marcadas al relato original. El éxito de la saga, tanto en el papel como en la televisión, ha hecho que Kepnes trabaje en una tercera y una cuarta parte.

La mente de Joe Goldberg es la base de esta historia. Sus obsesiones, miedos, anhelos y el modo peculiar de ver el mundo actual. La saturación en redes sociales, la dictadura del like y el retuit, la conectividad en todo momento, son aspectos que desdeña el personaje, pero que al final son herramienta para lograr el cometido de poseer y “amar” a Beck.

El acoso digital llevado a su máxima expresión, no como un troll de Twitter o una cuenta de Facebook anónima o un fan destacado de Instagram, sino como un meticuloso ser, quien muy en su interior mantiene un desequilibrio profundo, disfrazado de sensibilidad e incluso amor.

You, nos transporta a la ejecución de esos pensamientos que seres perturbados como Goldberg tienen en el día a día, de forma muy natural. Nos muestra la complejidad de la mente, en muchos sentidos poco entendible, pero profunda. La forma en que actúa y cómo hace que un pequeño detalle, un instante, un momento pequeño, pueda desencadenar obsesiones, confusión y objetivos que muchas veces son malinterpretados, lo que provoca una pérdida de razón.

Quizá ese sea el éxito de la historia escrita por Caroline Kepnes, que alguna vez en nuestra vida nos hemos obsesionado como Goldberg, no con una persona, sino con alguna meta, poseer un bien material o conseguir cierto objetivo de vida, sin importar que se tenga que hacer para lograrlo.+

Facebook

Historial

Descarga