Taberna: Luz de día en la taberna platónica

Está muerta.

No diga eso, porque espanta a los niños.

¡Cuáles niños! ¿Ya está tan borracho que ve escuincles por aquí?

Es un decir, pues. La cosa es que altera los ánimos de la gente. Además, ¿cuántos años no lleva ahí la pobre colgada de su pared? Tarde o temprano tenía que suceder, tenía que atrofiarse su pequeña caja idiota.

Si será…

¿No le digo? Es-un-decir. Ya mejor cómprese otra televisión. De esas chulas que venden de pantalla plana y gigante, a la que les puede conectar con distintos aparatos por ‘güaifai’ o ‘blutut’. Una cosa completamente distinta.

Puede ser. Quizá me anime ahora en diciembre. ¡Oye, tú! ¡Cierra bien la puerta, entra demasiada luz!

Cálmese, don Tony. Es bueno que entre luz, que sepamos dónde está la puerta.

A usted qué le pasa. Siempre ha sabido dónde se encuentra la puerta.

Sí, ha estado todos estos meses allí, pero ¿la salida? Esa no sabemos dónde se encuentra. Ingresamos al flujo callejero, pero no por eso emergemos. Verá. La Esperanza es como una caverna. Entra la luz y aun así lo único que vemos son nuestras siluetas, esbozos de nuestros rostros.

Bueno, acepto que tengo que poner más focos.

No es eso. Así pusiera reflectores, seguiríamos entre cierta bruma, porque la Verdad está afuera, de donde proviene la luz. Aquí no somos más que meras sombras reflejadas de las ideas que yacen en otro lado. Nosotros seríamos como la pantalla… y la televisión que compraría la metapantalla…

Okey, okey. O está muy borracho o ya perdió completamente el juicio. Usted sí que está asustando a los niños.

Para nada, es que con tanto libro de filosofía que venden en los puestos de periódicos y Platón esto, Platón lo otro…

No termina de convencerme.

Luego se los presto.

¡Para nada! Y ¿terminar con las mismas dudas existencialistas que usted viene a ahogar aquí cada martes? Pierdo el negocio ahogándome en mi propia mercancía. ¡Oye, tú! Mejor ábreme esa puerta, que entre un poquito de luz. Ándale, así está bien. Mañana mismo compro otros focos.

Por R. R. Fullton

Platón. La República.

Dal Maschio. Platón. La verdad está en otra parte.

Colli, Giorgio. Platón político.

MasCultura 18-oct-16
 

Facebook

Historial

Descarga