Select Page

Taberna: por plomo murió el General Serapio López

Hoy voy a querer unos frijoles.

Perfecto, acá al lado, en el otro local se los sirven. Ande y váyase.

Qué grosero, Tony, sólo dígame que no tiene y con eso es suficiente.

Pues pa qué pregunta si ya sabes cómo me pongo. Y a todo esto, ¿por qué se le antojaron unos frijoles?

¿Por qué ha de ser?

Pues por eso pregunto. Pero ya déjelo, como sea, no me importa.

Es que pensé en un pariente lejano mío…

No lo oigo, no lo oigo.

… y le decían “El General Frijoles”. Estoy siguiéndole la pista y apenas voy encontrando uno que otro dato. Fue un agrarista, fíjese, allá por el Estado de Hidalgo. Quién lo dijera. Y allá sí es importante, hasta creo que construyeron un monumento en su memoria. ¡Cómo me hubiera gustado conocerlo!

Y ¿de qué murió?

Por plomo murió el General Serapio. Allá por 1924 lo mataron en la Ciudad de Pachuca, por enfrentarse a las fuerzas delahuertistas que se sublevaron.

De la ¿qué?

Por Adolfo de la Huerta, el que se levantó en armas contra Álvaro Obregón y Elías Calles.

Ah. Entonces ese tal General Frijoles fue familiar suyo.

Ése mero, Serapio López se llama.

Se llamaba…

Bueno, sí. Pero quizá falleció antes de volverse un villano, como le sucedió a Plutarco Elías Calles cuyo deplorable desenlace, todos conocemos. Quién sabe qué hubiera sido de Serapio, a lo mejor se hubiera sublevado a Calles cuando éste se volvió el Jefe Máximo. Me parece que Ricardo Garibay tiene un cuentito sobre el General, pero me falta escarbar más en las arenas del pasado.

Vea: él, su tátara-noséqué fue todo un General revolucionario y usted, todo un…

… escritor en ciernes, mi estimado Tony, que no se te olvide. Tal vez escriba una novela sobre Serapio López, otrora Emiliano Zapata de los campesinos de Hidalgo.

Mejor debería irse a apoyarlos como lo hizo el General.

Un paso a la vez; apenas si me doy abasto. Pero verá, cuando menos lo espere, estaré en las tierras que me reclaman…

A todos nos reclamará la tierra…

No me refiero a eso…

Ya sé, pero brindemos por don Serapio.

¡Así se habla! Pero con un pulquecito, como lo hacían en el pueblo.

Ah, pues ya sabe; pa pulque, aquí a la vuelta…

Por R. R. Fullton

Gloria para aquellos valientes,
que dieron la vida por defender sus ideales
para dejarnos un futuro diferente
sin racismo, ni clases sociales.
Nació en peñasco, vivió entre nopales
sus padres fueron de origen humilde,
pero él venció todas las adversidades
naciendo así un hombre rebelde.
Rebelde sí, ante las injusticias
de hombres, como Cravioto, y Marcial Cavazos
que valiéndose de malas argucias,
explotan al indio, pisoteando sus derechos.
López Barrios, el gran caudillo
que surge del pueblo, a defender su gente,
cansado de los abusos y humillaciones
en contra del trabajador, por el cruel terrateniente.

(Fragmento de "General Serapio López Barrios" de Liboria Torres Lozada).

Rodríguez Román, Gonzalo. Derecho agrario y desarrollo rural.

Escárzaga, Fabiola. Movimiento indígena en América Latina, Vol. III: resistencia y transformación social.

Costa, Juaquín. Oligarquía y caciquismo, colectivismo agrario y otros escritos.

Carabarin Gracia, Alberto. Francisco Bulnes y Victoriano Salado: la otra narrativa sobre el origen del agrarismo en México, 1914 – 1927.

Cultiva y cosecha tus libros en gandhi.com.mx

MasCultura 28-jun-16
 

Descarga

Facebook

Historial