Carne de telebasura

Dentro del gran catálogo de libros juveniles disponibles en librerías, se puede identificar dos vertientes muy claras. La primera cuenta historias sobre el descubrimiento del primer amor y las dificultades que lo rodean, y aquí caben lo mismo "Romeos y Julietas", que sagas vampíricas o personajes conmovedores enfrentados a la enfermedad. La otra vertiente retrata personajes con personalidades complejas, viviendo al límite, por lo general adolescentes en busca de la redención. 

Reality Boy” se inscribe dentro de la segunda vertiente, presentando un personaje sumamente atractivo, con una línea vital que atrapa al lector desde la primera frase: “Soy el niño que viste en televisión”, ese niño del que crees conocerlo todo, pero que irá demostrándote lo falso de esta afirmación.

“Reality boy”, está llamado a ser uno de los acontecimientos literarios del año. Su autora, A. S. King es una reconocida escritora de libros juveniles, por lo que entiende perfectamente a su público, lo que se nota en cada elemento escogido para construir esta novela. En alguna ocasión ha dicho de sus personajes: “Algunas personas no saben si mis personajes están locos o si están experimentando algo mágico”, y eso es lo que sucede con el protagonista de esta historia, no se revela desde el inicio, por lo que no es fácil descubrir si está loco o es su realidad la que se encuentra trastornada.

En muy poco tiempo Gerald Faustus, el protagonista, podría convertirse en el personaje emblemático de una generación de adolescentes insatisfechos con sus vidas, con la familia disfuncional que le tocó por azar, que no comprenden los cambios a los que se enfrentan y por qué deben cargar con responsabilidades que les resultan ajenas. Para desgracia de Gerald, esto no es lo mejor que puede sucederle, ser lanzado, de nueva cuenta al reconocimiento público. Porque lo que más desea es una zona de anonimato que le brinde la oportunidad de reparar su vida, rota desde el momento en que las cámaras de televisión entraron a su casa, cuando él tenía tan solo cinco años.

O ¿cuál sería tu reacción si los padres que deben cuidarte y protegerte, consintieran en exponerte como carne de reality show? Tal vez la misma que la del pequeño Gerald, dejarías salir tu lado más obscuro, mostrarías cuán miserable puedes ser con el único propósito de que los espectadores evadan su propia miseria, sin comprender los costos que representarán en tu futuro. Todo por la audiencia.

10 años después de la primera emisión del programa que cambió su vida, Gerarld tratará de dejar atrás su pasado mediático, pero este insiste en hacerse presente, hasta que conoce a “la chica de la Caja 1” y a Joe Jr., los únicos capaces de entender cuán difícil es recomponerse, pero con los que no dejará de intentarlo.

Esta historia tremenda solo puede contarse con un sentido del humor extravagante, para sumar al lector como un cómplice más. “Reality boy”, lectura cautivante y entretenida, apta para todas las audiencias.

Por: Andrés Mayo Góngora

A. S. King: "Reality boy". México, Destino, 2014, 336 pp

Mascultura 17-Sep-14

Descarga

Facebook

Historial