Select Page

Crónica de una experiencia cercana a la muerte

Bill O’Hanlon, terapeuta y autor de libros de desarrollo personal, comenta que, durante años de consulta observó que casi todos sus pacientes le llevaban libros que habían leído y les habían ayudado a comprender y enfrentarse a los problemas que sufrían, descubrió que los libros escritos por profesionales son una fuente de información y conocimiento, pero no suelen ser tan efectivos a la hora de transmitir la sensación de experiencia compartida que sus pacientes necesitaban. Pero notó que los libros “de autoayuda testimoniales”, proporcionan una ayuda mucho mayor a las personas que se enfrentan a situaciones difíciles. Crónicas escritas por personas que han estado en el infierno y han regresado. Sus autores han superado alguna crisis y han comenzado una nueva vida. Ofrecen enseñanzas directas a sus lectores. Libros de supervivientes.

"Morir para ser yo", se inserta dentro de esta categoría. Escrito por Anita Moorjani, es un libro que hará arquear más de una ceja suspicaz, les cuento por qué. La autora narra, en primera persona su muerte, tras luchar por cuatro años contra un cáncer devastador. Nos cuenta su resurrección y lo que transcurrió en el espacio intermedio entre estos dos estadios vitales.

Su historia comienza el 2 de febrero de 2006, una fecha que queda grabada en su memoria como “el día que morí”. Ese día entra en estado de coma. Moorjani relata que en todo momento fue consciente de lo que sucedía a su alrededor, la sensación de urgencia y de histeria emocional en que se encontraba su familia mientras la trasladaban al hospital. Escuchó como la oncóloga la desahuciada y como, ante la insistencia de su marido, la conectan a máquinas que la mantuvieran con vida artificial. Durante este proceso ella es capaz de percibir lo que estaban sintiendo: el miedo, el dolor, la ansiedad, la desesperación y la impotencia de su familia, e incluso de la doctora. En algún momento reconoce sorprendida que se está muriendo, y se descubre como una observadora externa de toda la experiencia en la sala de emergencia. Con esta comprensión llega una sensación que solo es capaz de definir como de amor puro e incondicional.

Treinta horas después, y ante el asombro del personal médico y de su familia, Anita Moorjani sale del coma plácidamente, como si únicamente estuviera tomando una siesta. Su recuperación se fue dando de forma paulatina y cinco días después del incidente que la llevara al hospital es trasladada fuera de cuidados intensivos. Algo había cambiado en ella, vivía en un estado de euforia constante. Pero el cambio más sorprendente ocurrió en su cuerpo. Los médicos no pudieron quedar más sorprendidos cuando observaron la remisión del linfoma que estuvo a punto de matarla. Semanas más tarde es dada de alta y lentamente comienza a integrarse a sus actividades cotidianas. En una revisión médica, el doctor solo puede comentarle: “Señora, se mire como se mire, “¡usted debería estar muerta!”.

Con el paso de tiempo, Moorjani ha podido comprender que su vida ya no es la misma, de esta experiencia cercana a la muerte (ECM), logró una comprensión de sí misma que la ha llevado a descubrir un nuevo camino, compartir su experiencia con la mayor cantidad de personas para ayudarlos a vivir sin miedo, a desplegar su potencial personal y a creer que la vida no tiene más límites de los que cada uno sea capaz de imponerse.

Una historia real que reta nuestra comprensión, que nos adentra a experiencias inusuales, que nos obliga a expandir nuestra mente.

Por: Andrés Mayo

Imagen: Portada del libro "Morir para ser yo", de Anita Moorjani.
Mascultura 09-Ene-14 

Facebook

Historial

Descarga