LOBOS: una lectura que te atrapa hasta devorarte

Lobos es un libro divertido, ingenioso, muy osado, y fabulosamente ilustrado, que tiene su algo de educativo y también su mucho de suspenso y terror. Pero, bueno, ¿a qué conejito, en su sano juicio, se le ocurre ponerse a leer un libro sobre lobos y enterarse de lo afiladas que tienen las garras, de cómo su pelaje abundante está lleno de pulgas y chinches, de que su mandíbula es dos veces más fuerte que la de un perro de gran tamaño y, lo peor, que a estos mamíferos colmilludos les da por comer animales grandes y también otros más pequeños, como los…? Sí, la culpa es toda del conejito, por tomar prestado de la biblioteca el libro más peligroso de todos. Qué digo tomarlo prestado; ¡leerlo!

Acaso nadie le ha dicho que hay lecturas que te atrapan hasta ¿devorarte? Momento, que no cunda el pánico: contamos con un final alternativo para los lectores más sensibles.

Porque sí, en este libro que guarda en su interior otro libro, la historia la protagonizamos tres: el conejo, quienes leemos el libro y, claro, uno de esos animales peludos con mandíbulas enormes y tremendo apetito.

Entre otras muchas cualidades, uno de los sellos distintivos de Emily Gravett, autora e ilustradora del libro, es su capacidad para tratar desde una perspectiva fresca y atrevida temas y situaciones que han sido abordados miles de veces y que, después de pasar por su mirada, se convierten en libros nada convencionales, con ilustraciones tan poderosas que, si te descuidas, puede que salten fuera del libro.

 Por Karen Chacek

Imagen: Portada del libro Lobos de Emily Gravett.
Mascultura 07-Feb-13

Facebook

Historial

Descarga