Select Page

Para no aburrirse durante los tiempos muertos de la vida: “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, de Joël Dicker

¿Pasa usted horas y horas en el metro o en el transporte público aburrido, amodorrado, sin saber qué leer? ¿Le gustaría adentrarse en una historia entretenida, bien escrita, que le dejara con un buen sabor de boca? ¿Es usted amante de la novela negra o el género policíaco? ¿Busca acceder a la parte más sórdida del ser humano por la vía de la literatura? Entonces “La verdad sobre el caso Harry Quebert” del joven escritor suizo Joël Dicker es el libro que estaba esperando.

A lo largo de casi 700 páginas, Dicker nos cuenta la historia de un crimen: la desaparición y asesinato de Nola Kellergan, una adolescente de 15 años residente de Aurora, un pequeño y tranquilo pueblo de New Hampshire. Aunque no se trata propiamente hablando de un thriller —primero porque la obra de Dicker no se centra demasiado en la acción sino en los testimonios orales de los involucrados en el caso y, segundo, porque el autor aborda muchos otros temas que van más allá de la violencia, la sangre, el ritmo trepidante y las pistas falsas características del suspense— el brío narrativo de la novela se mantiene de principio a fin, haciendo de su lectura una auténtica adicción. “La verdad sobre el caso Harry Quebert” es un libro sorprendente no sólo por su extensión sino, ante todo, por el oficio con el que está escrito, por la minuciosidad de sus descripciones, por su trama compleja y llena de pequeños pero significativos detalles, por sus arranques líricos y por la maestría con la que el autor ha construido sus personajes —desde el escritor protagonista Markus Goldman hasta Erne Pinkas, un bibliotecario de poca monta en busca de reconocimiento, pasando por el propio Quebert, un escritor y profesor universitario venido a menos y principal sospechoso del crimen, Roy Barnaski, un inescrupuloso editor capaz de hacer cualquier cosa con tal de vender millones de ejemplares, y Luther Caleb, un tierno monstruo apasionado por la pintura—, todos perfectamente cobijados por un contexto en el que se desenvuelven con frescura y naturalidad.

Aunque resulta imposible (y nada recomendable) resumir la trama de “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, el asesinato de Nola Kellergan le sirve a Dicker para conducirnos por una serie de derroteros que nos demuestran una vez más la generosidad característica de la escritura novelesca. Merecedora el año pasado del Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, un importante galardón concedido en su momento a autores tan reputados como Michel Tournier, Patrick Modiano o Pierre Michon, “La verdad sobre el caso Harry Quebert” es un mosaico narrativo en el que confluyen ruidos y susurros que terminan confeccionando una sinfonía monumental. Artefacto narrativo que cubre numerosos registros, la obra de Dicker es también:

1. Una novela sobre la necesidad de escribir novelas, sobre la vocación literaria y sobre el oficio de escribir, con todos los inconvenientes, caídas y fracasos que dicha actividad entraña. Una novela sobre el mundillo literario representado por editores voraces como Roy Barnaski y escritores bloqueados que luchan contra sí mismos como Markus Goldman.

2. Una novela sobre el amor y sobre la pasión que enceguece. Una novela sobre el sacrificio amoroso (el de Nola por Harry), sobre el amor no correspondido (el de Jenny Quinn por Harry o el de Luther Caleb por Nola), sobre el amor soterrado (el de Travis Dawn por Jenny o el de Tamara Quinn por su esposo Robert) y sobre el amor disfrazado de expiación (el de Harry por Nola).

3. Una novela sobre la admiración y la gratitud. Una novela sobre el poder de la amistad y la lealtad, pues eso es lo que lleva en última instancia a Markus Goldman a emprender la investigación del misterioso caso Quebert.

4. Una novela sobre la verdad y la mentira, sobre el abuso de autoridad (encarnado por el jefe de policía Pratt), sobre la justicia (al descubrirse finalmente al asesino de la pequeña Nola), sobre la culpa y la violencia (de Elijah Stern), sobre la vergüenza y el oscurantismo (del reverendo Kellergan) y sobre la sensualidad prohibida u olvidada (de Nola y de Jenny Quinn, respectivamente).

En suma, “La verdad sobre el caso Harry Quebert” es una gran novela sobre la parte más oscura del alma humana, aquella en donde se resguardan crímenes y pecados de todo tipo que luchan por permanecer ocultos. Escrita con un notable vigor narrativo que mantendrá en vilo al lector, resulta muy recomendable para todos los que buscan pasar un buen rato en silencio, alejados del bullicio y de la falsa sociedad.

– Joël Dicker: “La verdad sobre el caso Harry Quebert”. Traducción de Juan Carlos Durán Romero, México, Alfaguara, 2013, 670 pp.

Por: Lobsang Castañeda

Imagen: Portada del libro “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, de Joël Dicker.
Mascultura 20-Ago-13

Facebook

Historial

Descarga