BEGINNERS, ASÍ ES EL AMOR. Del Oscar al dvd

La pérdida. El vacío. El espacio. Esta película es como un pequeño hoyo en el que poco a poco se van acomodando todas esas sensaciones que nos han enseñado a despreciar porque resultan “desagradables”, esos impulsos que se nos ha enseñado a evitar, a negar. Pero no, Beginners, cuyo nombre puede llevarnos a pensar que siempre hay una primera vez pero también que no puede haber luto eterno si consideramos que de alguna manera todo es un comienzo, es una cinta que quiere que miremos al hueco, adonde se nos ha dicho que no hay o no debería haber nada.

A partir de una plática con su padre de más de setenta que le confiesa que es gay y de la inminente muerte de ese mismo ser que lo ha educado y lo ha llevado por la vida, un hombre común y corriente se deja conducir por un viaje de flores marchitas, de pláticas calladas, de miradas tristes, de susurros incomprensibles y de pensamientos nada optimistas. Pero eso no tiene nada de malo, todo lo contrario.

Con la excelente mano de Mike Mills sabemos que la sombra es parte del humano y que la tristeza ante la pérdida es un viaje que se debe hacer, un camino que hay que recorrer. Que el rechazo es duro pero es inevitable y que el enamoramiento es intenso pero no permanente. La cinta es una secuencia de pequeñas viñetas-flashbacks muy intensos pero nada melodramáticos. Una lista grata de chistes agrios y suspiros de surrealismo. Una palmada en la espalda de quien quiere llorar y no se lo permite a sí mismo.

Beginners es además una exploración hacia lo más cotidiano, a las rutinas que suelen encerrarnos pero que siempre dan un pinchazo para despertar. Es una historia que quiere, por cierto, que sintamos esos pinchazos: siempre hay uno y normalmente lo dejamos pasar.

El actor Christopher Plummer recibió el Oscar como mejor actor de reparto por su trabajo en esta casi autobiográfica película de Mike Mills y no es cosa menor. Su trabajo, pausado, tranquilo, sin escándalo pero con mucho poder, lo coloca en el centro de una historia que se revisa también casi silenciosamente. No debe ser fácil interpretar a un personaje que debe ausentarse, que debe dejar eco y no hacerse notar. Es como si Mills le hubiera pedido que se convirtiera en una pérdida, en un vacío, en un espacio. El señor Plummer lo consigue y con ello dota de vida a una película que habla, entre otras cosas, de la muerte.

Por: Erick Estrada www.cinegarage.com

Imagen: Portada del DVD Beginners, así es el amor de Mike Mills.
Mascultura 02-Mar-12

 

Facebook

Historial

Descarga