Select Page

Un talkshow para no olvidar

Todo comienza como algo casual. Una mesa redonda televisiva. Dos invitados excepcionales. Dos visiones del mundo que, como pronto se verá, dan inicio a una suerte de confrontación titánica. Pacífica, eso sí, pero intensa. Están invitados a analizar un tema nada sencillo: El futuro de Dios.

Por un lado, Deepak Chopra, reconocido maestro de la filosofía oriental en occidente, autor de innumerables libros sobre el tema, defendiendo la espiritualidad. Frente a él, Leonard Mlodinow, un físico prominente que no está dispuesto a renunciar a su credo: la ciencia, autor de algunos éxitos de librería en su campo, por ejemplo de: "Brevísima historia del tiempo" (coescrito con Stephen Hawking). De este encuentro televisivo surge una entrañable amistad y por qué no, el libro que tengo en mis manos: "Guerra de dos mundos", un grupo ensayos confrontacionales que exploran el eterno desencuentro entre la ciencia y la espiritualidad.
 
Dos mundos en apariencia irreconciliables, divididos tan solo por una tenue línea. Dudas ancestrales del ser humano, encuentran argumentos que harán tambalear nuestras creencias más arraigadas. ¿Cómo surgió el universo? ¿Cuál es la naturaleza del tiempo? ¿Qué es la vida? ¿Qué nos hace humanos? ¿Dios es una ilusión? Tan solo una muestra de lo que contiene esta Guerra de dos mundos, que lo mismo encierra lecciones de historia, espiritualidad, ciencia abstracta, especulativa y creencias ancestrales, entre muchos otros enfoques. Todo se vale en este mano a mano, en favor del argumento.

Un pequeño botón de muestra:

Deepak: La evolución es el club que la ciencia formó para vencer a la religión, y cuando las ideas religiosas amenazaban con cobrar nueva vida, la ciencia se abalanza para volver a demeritarlas. (…) Si la conciencia subyace a todo en la naturaleza, es la fuerza que dirige la evolución. Si no, la evolución se convierte, con todo lo demás, en el resultado de una ciega actividad azarosa. La física ha elegido la segunda suposición, lo que ha conducido a conclusiones claramente falsas. (…)

Leonard: La biología [es] el campo que efectivamente usó a la evolución para matar a la religión a garrotazos (…) Si el universo evolucionó por medio de la ley física y no tuvo guía ni propósito, ni conciencia, ¿niega eso el valor de la humanidad o torna nuestras vidas sin sentido? (…) La perspectiva espiritual dice que la supervivencia de mi madre [durante el holocausto] no fue aleatoria. (…) ¿No implica eso que existe alguna razón cósmica para que los otros (…) murieran asesinados? (…) para mí es esta explicación “espiritual” la que me resulta fría e insensible.

Deepak: La gente está ansiosa por encontrar significado y valor en su vida. Si la experiencia de Dios satisface esta necesidad, suplantará las viejas maneras de acercarse a lo divino. Un Dios externo que se sienta en las nubes, como lo representa la religión popular, enfrenta un panorama desolador.

Leonard: Muchos adelantan el fallecimiento de este Dios monárquico y personal conforme la ciencia futura logre triunfo tras triunfo. Pero la ciencia ya ha demostrado su valor en el mundo físico (…) y aún sigue fuerte el entusiasmo por las explicaciones religiosas del mundo físico.
Esta es una invitación a olvidar tus reservas, no se trata de un volumen denso e imposible de leer, por el contrario, es una obra amena, didáctica, que permite sentirnos como un espectador más, en ese auditorio donde todo comenzó. Formulado a manera de argumentaciones, la charla entre Chopra y Mlodinow se torna fluida. Un ping pong intelectual en dónde por momentos podrás vivir la zozobra de darle la razón a uno o a otro.

Poco importa si te consideras un ser racional, este libro es para ti. Lo mismo si te consideras una persona espiritual, este libro también es para ti. Al final, lo menos valioso es saber quién tiene la razón, este talkshow de altos vuelos hará que tu mente se adentre en una reflexión profunda sobre la grandeza del universo y la naturaleza humana, con lo que el ganador serás tú, el lector. 

Mascultura 16-Dic-16