El proceso de la meditación: Entrevista con Pablo d'Ors

Vamos a pasos acelerados, necesitamos encontrarnos en el mundo, debemos enfrentarnos a nosotros mismos. Tenemos la mirada dentro de nosotros y ahora es el momento para mantenernos vivos.

Tenemos un espacio intuitivo y un discurso de abstracción en nuestra existencia, de esta manera podemos intuir e introducirnos al silencio que es una parte nuclear de nuestro ser.

La evolución de la meditación 

¿Cómo se percibe la armonía este 2016? 

Biografía del Silencio ha tenido un éxito comercial exitoso, se han vendido más de 100 mil copias. Pero me interesa subrayar el éxito existencial. Miles de lectores me han escrito a lo largo de este tiempo para decirme que se ha convertido en su libro de cabecera y que les ayuda a replantearse la vida, a vivir de otra forma, esto es algo extraordinario. Cuando un libro rompe el marco y configura la existencia de los lectores, cumple su objetivo de alimentar y construir el alma de los lectores.

 

Energía positiva

A veces siento que este libro no lo escribí yo, que fue mi médium quien dictó el libro para esta generación.

 

¿Cual es el malestar de la sociedad?

Es pertinente porque estamos en una sociedad del ruido, yo diría que el terrorismo fundamental es el ruido. Dentro de la tradición europea o cristiana no había alegatos o apologías del silencio que presentaran la práctica de manera sencilla. Yo creo que Biografía del Silencio es una de sus claves de aceptación.

 

¿Meditar es la apertura?  

Sí, parte del origen de mi interés por esto fue El Tercer Ojo de Lobsang Rampa. Luego supe que fue un fraude, que no era un lama, fue una estrategia para vender. Pero por eso inicié a tener interés por la aventura interior, incluso hice mis primeros pinillos de silencio, luego recuerdo a un profesor de filosofía en el colegio que nos enseñó a relajarnos y a meditar. A los 20 años entré a un seminario católico y ahí no hacíamos meditación en sentido estricto.

 

¿De que manera aterriza el silencio?

Estoy hablando del silencio y la inquietud, siguiendo pautas de respiración, pero me fui iniciando en la práctica del silencio para cultivar el interior de manera sistemática y rigurosa a partir de los cuarenta años, después de una crisis personal.

 

¿La crisis?

Se adentra en la meditación a través de alguna crisis, y esto es normal. Por ejemplo, cuando rompemos con nuestro matrimonio o alguna situación profesional o dificultad económica se abre un vacío y ese vacío pide ser ignorado.

Hace 15 años practico la meditación de manera rigurosa y sistemática. Desde hace 4 años practico una hora y media por la noche y la mañana, si voy a enseñar meditación debo de tener la voz de la experiencia. Se ha escrito mucho sobre la meditación y el carácter esotérico, yo enseño sobre la simplicidad  de este camino.

 

¿Cómo conocernos?

Meditamos para conocernos a nosotros mismos. Y si nos conocemos podemos amarnos a nosotros mismos, porque nadie puede amar lo que no conoce, y si nos amamos a nosotros mismos podemos amar a los demás, porque nadie da lo que no tiene. Y solamente así podemos vislumbrar algo del misterio de la vida que los creyentes llamamos dios. Para mí el camino de la meditación es el camino espiritual.

 

¿Conocerte a ti mismo, el amor es la ley, amor bajo voluntad, como percibes luz y la oscuridad?

La meditación es una escuela de realismo, porque así podemos transformar las cosas. Primero debemos de conocerlas y amarlas, luego ver las medidas en las que se deben ir transformando, ese criterio que para mí es la ley de oro, es la sabiduría que te da la meditación. Se traduce en compasión.

 

¿Los iluminados?

 Los grandes iluminados de la historia, por ejemplo Buda o Jesucristo, sus vidas son comprendidas, misericordiosas, Buda es el compasivo por excelencia, Cristo es la misericordia, por excelencia. La meditación tiene mucho que ver con el mundo de la sombra, de lo oculto, o en términos más psicoanalíticos, el mundo de lo inconsciente.

 

Dios esta presente y se manifiesta en el arte, la música o la danza…tratas de trascender con ello. ¿Es correcto?

Yo creo que poco. Hay tres ámbitos: el arte, el amor y la espiritualidad, tres espacios que tienen un gran poder de transformación, son los hábitos de gratuidad por excelencia. Si tú creas un libro o un cuadro para ganar dinero, has convertido tu arte en una industria, si tienes relaciones sexuales con una persona y le pagas, es prostitución y no es amor. Con la espiritualidad pasa igual, esto no lo haces para ganar dinero, lo haces porque hay una voz interior. La función del arte y del amor es alimentar el alma.

 

¿Hasta qué punto el arte alimenta el alma de la gente?

Pues yo creo que regular, porque el arte del siglo se ha enamorado de lo tremendo, de lo oscuro. De hecho, hay gente que dice que la literatura es un experimento con el mal, porque dicen que no se puede escribir literatura con buenos sentimientos. Lo malo es que vivimos demasiado encerrados en nuestros mundos y si no vemos la realidad de nuestro propio mundo, entonces no vemos el agujero en nosotros mismos. La meditación ayuda a salir del agujero y el fruto esencial de la meditación nos enseña a vivir más y mejor.

 

¿Estar en el ahora, en el presente?

No es otra cosa mas que en la presencia en el ahora donde se juega lo que somos. Esta para mí no es una entrevista más, es el momento donde puedo decir lo que yo quiero decir y por lo tanto intento aprovecharlo, no esperar para quién sabe cuándo. Estamos demasiado idealizados en el pasado y en el futuro. El pasado es la culpa, el futuro es el miedo.

 

¿La culpa?

La meditación es una vacuna contra la culpa. Yo soy un hombre del silencio, hago meditación todos los días pero también soy hombre de la palabra, soy escritor, son una sola vocación, por lo tanto escribo sobre la importancia de saber que la vida va en serio. Un escritor debe escribir de manera ligera, de manera estimulante y eso humildemente pretendo con mis libros.

 

¿Eres estable en este momento de tu camino?

Puedo decir que en este momento de mi vida estoy en plenitud. No suelo ocupar mucho la palabra felicidad.

 

¿Que estás leyendo?

Estoy leyendo un ensayo de la editorial, un buen relato escrito por el premio nobel J.M Coetzee en colaboración con una psicoanalista que creo que se llama Anabella Kurts, es un discurso entre Coetzee y esta psicoanalista sobre la ficción. Hasta qué punto por ejemplo en terapia es importante que el paciente sepa la verdad. 

 

¿El mensaje final? 

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Por grave que sea la situación que nos toca atravesar en la vida, una crisis matrimonial, una depresión o la pérdida de un ser querido, es posible sanar y la meditación es el camino más directo que yo conozco.

 

Por Ulysses Avath 

–>

Descarga

Facebook

Historial