Cristina Rivera Garza afirma que la mirada de los migrantes no descansa nunca

Los inmigrantes, sean de la nacionalidad que sean, son sujetos capaces de quitarle "el aura de naturalidad a lo que nos rodea" y que por ello tienen la virtud de contar con una mirada singular "que no descansa nunca", declaró la escritora mexicana Cristina Rivera Garza.

"Creo que la del migrante es una mirada que no puede permitirse dejar el estado de alerta que significa estar fuera de lugar", explicó en un entrevista la autora de Verde Shanghai (Tusquets, 2011), una novela en la que se cuelan historias de la comunidad china emigrada a México.

"A mí me parece que ese estado de alerta, que puede ser cansado, tóxico en muchos sentidos, también es un estado de creación muy relevante. Es un estado muy crítico en todo caso", sostuvo la escritora.

A Rivera Garza (Matamoros, 1964) el punto de vista del otro, el de fuera, le ha resultado siempre "interesante y productivo" y convive a diario con ella como emigrada a San Diego (California, EEUU), donde ejerce de profesora de creación literaria en una universidad.

Afirma que en México tradicionalmente se da poca importancia a la migración hacia el país exceptuando la que protagonizaron más de 20.000 exiliados españoles como consecuencia de la de la Guerra Civil (1936-1939).

"Se nos olvida con mucha frecuencia que urbes como la Ciudad de México son cosmopolitas, muy variadas en sus acentos, y me refiero a ello en el sentido más amplio del término", añade.
Rivera Garza eligió un verso del poeta argentino Antonio Porchia (1885-1968: "Si olvidara lo que no fui, me olvidaría de mí mismo") para comenzar su última novela, que tiene que ver con la importancia de la imaginación y de las vidas evocadas o invocadas por las personas.

La historia de su novela comienza con un accidente de tráfico "muy anodino" que sufre Marina, una mujer que a partir de entonces "empieza a tener una relación distinta con un pasado del que no necesariamente sabe todo".

En ese pasado está Xian, una mujer china que ya se coló en algunos relatos de Rivera Garza y cuyo nombre evoca el de la capital de la provincia china de Shaanxi y famosa por los guerreros de terracota del emperador Qin Shi Huang.

En el libro la misteriosa presencia de Xian obedece a la necesidad de encontrar un punto de vista capaz de devolverle a la autora "una noción de la realidad extraña", de alguien "que no embona, que no pertenece" plenamente a determinada comunidad.

Así la escritora construye su novela que más juega con el tiempo en un relato que se acerca a "nuestro otro más extremo", la comunidad china que vive en México, cuyos personajes regentan un café en la capital del país conocido como el "Verde Shanghai".

Incluso en la obra Rivera Garza se servirá del hallazgo de los guerreros de terracota en la urbe china en 1974 como metáfora de lo que implica encontrar "algo enterrado, que no se ve de fuera", y a lo que se accede a través de la memoria.

"La novela es eso, este proceso de ir identificando primero dónde excavar (en nuestro pasado)" y dar sentido a esos elementos del presente con los que uno debe descubrir cada día quién es y que nos configuran como personas.

Imagen 1 y 2: Portada del libro Verde Shanghai de Cristina Rivera Garza
México, 16 jul (EFE)

Facebook

Historial

Descarga