Periodismo: trabajo extremo en “Número Cero” de Umberto Eco

Todo tiene más de una cara; sí, incluso la gente. Su cara familiar, la que sólo un selecto número de gente conoce; la pública, aquella bonita y arreglada que es para todos en ciertos lugares únicamente; también está la fea, esa que si no la conoce un número muy reducido de personas, sólo la enfrenta su mismo dueño. En los trabajos y empresas no es muy diferente. A esa parte oculta sólo tienen acceso muy pocos. Secretos a voces que no saldrán en primera plana, sino se quedarán en lugares recónditos.

El infortunio del periodismo es uno de los diversos temas que trata el famoso escritor italiano Umberto Eco en su más reciente novela: “Número Cero” (Lumen, 2015), cuyo protagonista principal, Colonna, es un hombre que se verá envuelto en un trabajo amañado, con el fin de impulsar al misterioso Commendatore Vimercate a ingresar en las altas esferas de las finanzas, a partir del chantaje de difundir información que incomoda a los pudientes residentes de dichas esferas pensadas inalcanzables.

“Número Cero” es una novela que causa escozor y provoca angustia constante. Simei, el encargado de reclutar a un equipo de redacción para conformar la base del periódico “Domani”, habla con Colonna para explicarle el proyecto. Sin embargo, Simei cuenta con las habilidades literarias de su jefe de redacción para asegurar no sólo la pantomima que está engendrando junto con el Commendatore Vimercate, sino para que Colonna emprenda la escritura de un libro como ghost writer. Si el gran Dumas lo hizo, ¿por qué no él? Así es como, conforme se avanza en la novela, se comienzan a notar las otras perspectivas que le interesa mostrar a Eco, presentando a sus redactores, que van desde un obstinado y meticuloso Braggadocio, hasta un posible infiltrado Lucidi.

Uno de los rostros desagradables del periodismo es cuando éste se propone hacer frente a alguien -o algunos- que ejerce un vasto poder y el resultado de ello es desafortunado. Un claro ejemplo es la constante violencia contra periodistas. Charlie Hebdo, así haya sido un caso muy polémico, no deja de ser una confrontación con resultados catastróficos. Pero no vayamos tan lejos y echemos un vistazo a los cientos de reporteros mexicanos amenazados o asesinados. Sí, en efecto, en “Número Cero” podemos encontrar también esa cara de la profesión de informar y sus consecuencias, y tal vez ésa sea la más desagradable, la que más se parece a la descripción forense del cuerpo destrozado que Braggadocio incluye en su investigación.

Lo que comienza como una estrategia de ascenso en las finanzas termina con historias suspicaces de Italia, aunque es fácil trasladarlas a cualquier otro país. “Número Cero” no sólo traza un recorrido por los rincones del periodismo, sino por la verdad y sus distintas versiones, así como las consecuencias que resultan de que un mundo hostil descubra las cosas como realmente son.

– Umberto Eco. “Número Cero”, México: Lumen Editorial, 2015.

Descarga el primer capítulo de "Número Cero" aquí

Por Rolando Ramiro Vázquez Mendoza @LordNoa

Mascultura 16-jul-15

Facebook

Historial

Descarga