Donde quiera y cuando sea: POR FAVOR, CUIDA DE MAMÁ, de Kyung-Sook Shin

Hoy en día vivimos en una época que se regocija en el egoísmo, ¿no lo creen? Gran parte del mundo va por ahí pensando en su minúscula individualidad, como si todo lo que le rodease fueran espejos. Serán pocos los que aún volteen a ver a los otros alrededor, sobre todo a los más cercanos: amigos o familiares. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, dicen las personas. ¿Qué opina, estimado lector, ha valorado lo suficiente a esas personas que han dado sus días y sus noches por usted?

Por favor, cuida de mamá, de la escritora surcoreana Kyung-Sook Shin, hace énfasis en esta pregunta. Se centra, principalmente, en la figura de la madre que, en la novela, se extravía por descuido de su esposo, por lo que la familia acude a buscarla.

¿Qué tanto pensamos en nuestras madres? Pareciera que siempre han estado ahí para solucionarlo todo, para lograr hacerlo todo. Muchas veces son ellas quienes brindan su apoyo para que el resto de la familia alcance sus metas diarias. Lamentablemente, son ellas también las que sufren el relego de su misma familia e incluso su desinterés.

Por favor, cuida de mamá cuenta la historia de Park So-nyo, esposa y madre incondicional que, en una visita a Seúl, se pierde en la estación de metro, tras no lograr abordar el tren al que sube su marido. La novela transcurre entre recuerdos y búsquedas. Los hijos de Park So-nyo se dedican si no a sus respectivas familias, a sus trabajos que los consumen en viajes. Chi-hon es escritora, cuyo trabajo consiste en dominar las palabras del lenguaje humano por antonomasia, mientras desconoce que su madre nunca aprendió a leer. Poco a poco, conforme avanzas los días y con ellos una desesperación que temen se convierta en resignación, va indagando en lo poco que sabía de su mamá. No sólo Chi-hon, la familia entera se cuestiona dónde estaba cuando ella los necesitaba, qué hacían, qué cosa era más importante que visitarla o llamarla por teléfono. En la vida hay prioridades, pero también hay seres que no sabemos hasta cuándo los tendremos a nuestro lado; lo inesperado es la vida que nos embiste con sorpresa.

Los personajes se someten a la reflexión. Qué debieron haber hecho para agradecerle a su madre el sacrificio que ella hizo por todos. ¿Qué fueron de sus sueños, de sus intereses juveniles? No hubo tiempo para tales ilusiones. La familia, las tradiciones fuertemente arraigadas, la sociedad prejuiciosa le exigieron postergar los planes que tenía para su futuro. Contra su voluntad, Park So-nyo contrajo matrimonio. Su esposo, un hombre inestable, machista y desinteresado se percata de todo lo que perdió: no sólo a su esposa, sino al sostén de su misma existencia.

Por favor, cuida de mamá explora los diversos puntos de vista de los familiares, la manera en la que cada uno afronta la pérdida. Es un viaje con su dolor, con su pena y con su desesperación, capaz de un patetismo que podríamos sentirlo nuestro. El texto inicia con un epígrafe de Franz Liszt “¡Oh, ama, ama mientras puedas!” que considero una respuesta apropiada a una pregunta que se formula dentro de la novela y que la dejo abierta para su consideración, estimado lector: “¿Qué podemos hacer si el mundo se ha vuelto tan aterrador?”

Por Rolando Ramiro Vázquez Mendoza

Imagen: Portada del libro Por favor, cuida de mamá de Kyung-Sook Shin.
Mascultura 30-Oct-12

Facebook

Historial

Descarga