CRIMEN EN DIRECTO de Camilla Läckberg

En Tanumshede, una pequeña comunidad de dos millares de habitantes situada al suroeste de Suecia, viven Patrik Hedström y Erica Falck. Él es policía y ella, escritora. Después de resolver algunos crímenes y de llenarle los bolsillos de dinero a Camilla Läckberg, Patrik y Erica ahora son padres de una niña a la que han llamado Maja. Y en estos momentos planean una boda para Pentecostés.

En el hogar, la vida no es fácil, piensa Erica, sobre todo cuando se está obligada a ser “ama de casa”. O cuando tienes a tu hermana y a sus hijos en la habitación de arriba. Y cuando la hermana no tiene ganas de nada y los pequeños se pasan de malcriados. Tampoco es fácil cuando tu madre quiere opinar con demasiada autoridad sobre cómo debería ser tu casamiento.

Por otro lado, en la comisaría las cosas parecen como las de cualquier otro día: Patrik tiene una nueva compañera, Hanna Kruse. Inteligente, atractiva, demasiado rubia. Su primera salida los lleva a verificar las condiciones de un choque. Una mujer, Marit Kaspersen, es encontrada muerta a bordo de su automóvil. Todo el coche huele a alcohol y no es difícil suponer la causa del accidente. Bebió demasiado, dicen todos, pero Patrik –ese hombre cuyo mejor talento es eludir las obviedades- tiene sus sospechas.

En casa del alcalde, el cabildo autoriza –y esta es una de las partes más hilarantes de la novela- que un reality show haga su arribo al municipio a fin de darle un poco de publicidad a Tanumshede. Eso significaría, advierte uno de los concejales, que una tropa de aspirantes a celebridades llegará en breve a la ciudad para protagonizar una orgía de peleas, sexo y borracheras. “Publicidad es publicidad”, argumenta el alcalde. Todos aceptan. El reality se llama, por cierto, Fucking Tanum.

En el domicilio de Marit, los policías descubren un dato que no encaja. Se enteran por boca de Kerstin, la compañera sentimental de la difunta, que Marit no bebía en lo absoluto. ¿De dónde viene entonces que haya chocado por exceso de alcohol? Más tarde el informe del forense siembra más dudas en las investigaciones. Además de que el grado de intoxicación etílica es fulminante, lo que significa que Marit murió incluso antes de la colisión, su boca presenta suficientes heridas para imaginar que fue obligada a embriagarse. ¿Algún enemigo?, indaga Patrik. Las pistas conducen a Ola, el ex marido que nunca pudo aceptar la condición homosexual de Marit. Pero, ¿de verdad fue él?

Cambio de escena al reality show donde cada uno de los participantes intenta comportarse de un modo más idiota que el de su compañero de al lado. Y en efecto, eso es lo que uno esperaría de un reality, pero no que una chica de atributos más bien plásticos aparezca muerta en un contenedor de basura. Y así sucede una noche de perros para los investigadores, quienes ahora se ven obligados a resolver dos asesinatos y contener la locura que se desata en Tanumshede.

Entre la organización de una boda, las indagatorias, el difícil trabajo de informar a los familiares, la chica nueva, su marido psicólogo, los participantes imbéciles del reality y las tensiones que provocan con los lugareños, Patrik y Erica tendrán que desenredar un misterio más. Y es que Läckberg sabe alternar momentos de escalofrío con situaciones cotidianas, a fin de mantener el interés, pero también la hilaridad. Como si, secretamente, la narradora nos dijera –por un lado- que nadie puede desasirse de su vida doméstica, aun así se dedique a perseguir criminales; y por el otro, que toda pequeña población idílica en Europa es en realidad un paraíso siempre a punto de incendiarse.

Por: Eduardo Huchín

Crimen en directo de Camilla Läckberg en Gandhi

Imagen: Portada de Crimen en directo de Camilla Läckberg.
Mascultura 05-Ene-11

Facebook

Historial

Descarga