MEZCLADOS Y AGITADOS, cóctel de escritores y alcohol para leer con gintonic

Viértase en una coctelera una parte de escritores alcohólicos, bebedores sociales y abstemios; otra del rol que la bebida juega en sus obras, y una más de recetas de cócteles. El resultado es Mezclados y agitados, un libro que su autor recomienda leer tomando "un whisky con hielo o un gintonic".

Un total de 39 escritores -hubo un cuadragésimo que se quedó fuera "por petición propia", explica  el autor, Antonio Jiménez Morato-, otros tantos cócteles, y anécdotas sobre la vida de los autores y su obra en relación con las bebidas alcohólicas componen Mezclados y agitados (Debolsillo).

"No he tratado de crear una nómina de escritores aficionados al alcohol o con problemas de alcoholemia", subraya Jiménez Morato, quien opina que la creación literaria "no está más relacionada con el alcohol que el resto de las labores del ser humano", si bien como droga "potencia la creatividad porque desinhibe nuestras mentes".

Así debieron de pensar Djuna Barnes (1892-1982), que escribió El bosque de la noche a golpe de alcohol en un palacete que llegó a llamarse "hangover hall" (mansión de la resaca), o Charles Baudelaire (1821-1867), un amante del "hada verde" (absenta) como todos los bohemios o poetas malditos de su generación.

A algunos la afición se les fue de las manos, como a Truman Capote (1924-1984), quien no escondió su adicción al alcohol y definió su profesión como "un largo paseo entre copas"; Raymond Carver (1938-1988), cuyo alcoholismo le creó "mucho sufrimiento"; John Cheever (1912-1984) para quien el alcohol fue "una obsesión" o Raymond Chandler (1888-1959).

Otros se encuadran en la categoría de bebedores sociales, como Gabriel García Márquez (1927), Juan García Hortelano (1928-1992), Jaime Gil de Biedma (1929-1990) o Juan Marsé (1933), mientras que otros son abstemios "o, al menos, no beben en público", caso de Javier Tomeo (1932).

El libro muestra además el protagonismo que la bebida o las tabernas han tenido en sus obras literarias. Así, "en casi todas las novelas y en muchos de los cuentos" de Mario Vargas Llosa (1936), aparecen bares, hasta el punto de que su libro Conversación en La Catedral toma el nombre de uno de ellos.

También Mirko Laver (1947) se presenta con un gran captador de la vida de los bares de Perú, o Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003), el único de todos los autores invitados a esta "fiesta" -como define Jiménez Morato su libro- que escribió una obra sobre la bebida, Beber o no beber, aparte de las lecciones gastronómicas y vinícolas que transmitió a través de su personaje Pepe Carvalho.

A cada uno de ellos le adjudica un cóctel, describe su historia y explica su receta, por lo que el lector también puede degustar sus páginas maridándolas con un B-52, un bellini, un manhattan, un old fahsioned o un tequila macho.

Jiménez Morato (Madrid 1976), que asegura que no se emborracha "a diario, ni siquiera semanalmente", ha compartido copas con algunos de estos colegas porque son amigos pero, citando a David Foster Wallace, no recomienda "a nadie que se vaya de copas con un escritor por el hecho de que lo admire", ya que puede salir decepcionado.

"De los que están en el libro que no conozco hay uno que me gustaría conocer, Juan Marsé, porque pienso que no me decepcionaría en persona, no destrozaría la imagen que tengo de él. Me pensaría mucho irme de copas con Vargas Llosa, en el caso remoto de que él me invitase", apunta.

El autor, que se cataloga como "bebedor social", asegura que el alcohol "no ha participado en la escritura" de esta obra, aunque sí se ha forjado "entre copas, con conversaciones en barras de bar, donde han salido muchos nombres, muchas ideas".

"Alguna vez he bebido alcohol mientras escribía, sí, pero en muy raras ocasiones. Y jamás he llegado a la ebriedad. No soy Faulkner o Claudio Rodríguez, visto lo visto", añade.

En lugar de con fotografías, los distintos escritores se presentan con magníficas ilustraciones de Aurelio Lorenzo Pérez (Madrid, 1974), para "ir un poco más allá del servil retrato en las ilustraciones, del mismo modo que se ha hecho en los textos", señala el autor.

Y para que no queden dudas, Jiménez Morato evoca a Álvaro Mutis -que creó su propio cóctel y lo bautizó con el nombre de su alter ego poético, Maqroll- con su recomendación de "nunca beber para emborracharse".

Mezclados y agitados de Antonio Jiménez Morato próximamente en Librerías Gandhi.

Imagen: Un camarero prepara unos cócteles en la barra de un bar.
Madrid, 6 dic (EFE)

Descarga

Facebook

Historial