Instrucciones para crear ‘Grandes Lectores’

Instrucciones para crear ‘Grandes Lectores’
17 de abril de 2020

Todos estamos de acuerdo en que la lectura es fundamental para el futuro de los niños. En primer lugar, por una razón casi obvia: esta habilidad les posibilita hacer suyos todos los saberes y, gracias a esto, tener un futuro mejor. Cuanta mayor sea su preparación, a mejores niveles de bienestar podrán aspirar. En segundo lugar, por una razón no tan notoria, aunque igualmente importante: la lectura convierte a las personas en seres marcados por la curiosidad, el razonamiento crítico y la necesidad de comprender el mundo y lo que sucede a su alrededor.

Estas dos características están profundamente entrelazadas. ¿De qué sirve toda la información disponible si no se tiene la curiosidad para adentrarse en ella? ¿De qué sirve consultar miles y miles de páginas si no se cuenta con un razonamiento crítico que permita discriminar y validar la información? Y, por último, ¿de qué sirven todos esos saberes si no nos permiten comprender lo que sucede y actuar en consecuencia?

Hasta aquí parece muy claro que la lectura es fundamental. Pero esta certeza no resuelve todos los problemas, ya que –por lo menos– nos queda uno por resolver: ¿cómo consigo que a un niño le guste la lectura? Parece algo difícil de lograr.

Pero es un asunto sencillo: el primer paso es convertir a la lectura en forma de convivencia, en un pretexto que nos permita platicar y estrechar los lazos amorosos y familiares. Cuando los niños son muy pequeños, una buena manera de lograrlo es leerles en voz alta para abrirles las puertas a la literatura…

¿Qué puedo leerle a un niño? Entre los muchos libros infantiles que existen, es muy útil La vuelta al año en 365 cuentos, escrito por Gabriel García de Oro e ilustrado por Purificación Hernández. Sus páginas contienen cuentos breves para lecturas diarias que invitan a platicar con ellos sobre un montón de personajes ocurrentes, fantásticos y, por supuesto, muy divertidos. En estos relatos se esconden flores que aprenden a volar, pescadores egoístas, lobas feroces y castillos patas arriba que pasan por muchas aventuras.

La idea de un cuento al día es muy buena, pero también es necesario vincularla con otras posibilidades, como por ejemplo explorar la realidad. Para adentrarse en este camino son muy útiles los libros sobre animales. ¿Acaso existe un niño que no se sienta atraído por ellos? En este caso, una opción digna de ser considerada es Bichos. La vida secreta de los animales, de Lucía Serrano. El libro es muy claro y sigue el formato de preguntas y respuestas. Invitemos a un niño y leámosle en voz alta: ¿Te has preguntado cómo son realmente los animales que conocemos? Tú y yo, por aquí y por allá, estamos rodeados de muchos tipos de animales. Los encontramos muy cerca de nosotros o nos los topamos en lugares lejanos. Cada uno tiene sus características, y seguro que ya conoces algunas de ellas. No es lo mismo un león que una mosca. Pero más allá de las diferencias que miras, hay otras que tal vez no conozcas. ¿Qué habilidades tienen? ¿Y qué debilidades? ¿Dónde viven? ¿Son peligrosos? Asómate al mundo de los bichos y obsérvalos… ¡Ya verás todo lo que descubres!

La duda y la curiosidad son acompañantes indispensables de la lectura. Siempre aparecen los cuestionamientos sobre si algo es falso o verdadero, o acerca de cómo funcionan las cosas. Para resolver estos dilemas también se

han creado obras precisas, como por ejemplo Dime si es verdad y Dime cómo funciona. Estos libros contienen las respuestas a más de 200 preguntas, algunas de las cuales nos ponen en aprietos a los adultos, mientras que otras nos muestran una curiosidad sin límites.

En Dime si es verdad nos enteramos de si los científicos ya crearon una capa para hacernos invisibles, de si existe una pieza de Lego de oro y, por supuesto, de si podemos toparnos con un pollosaurio. El volumen está dividido en cuatro grandes secciones: “¡El mundo está loco!”, “La ciencia y la tecnología”, la “Naturaleza increíble” y “Deportes y entretenimientos”. Por su parte, Dime cómo funciona también está dividido en cuatro partes: “La Naturaleza”, “El cuerpo humano”, la “Vida cotidiana” y “¿Cómo funcionaba antes?”. Sus cuestionamientos son igualmente sensacionales: la manera como se transforma un huevo en un pollito, los secretos del funcionamiento de los brazos del pulpo o la mecánica de los antiguos automóviles.

Al principio de estas páginas dijimos que la lectura implica un razonamiento crítico, un ejercicio que debe fomentarse con obras pensadas para desarrollar esta habilidad. Uno de los mejores ejemplos de este tipo de obras es Superhéroes sin capa. Cuando pensamos en este tipo de personajes, casi siempre se nos vienen a la cabeza las historias de los protagonistas de cómics y películas. Pero con este libro podemos acercar a los niños a personas de carne y hueso que –venciendo muchas adversidades– transformaron el mundo, como Malala y Gandhi, Frida Kahlo y Marie Curie, Einstein y Stephen Hawking. Para los niños tiene gran importancia el descubrimiento de estos superhéroes de carne y hueso, por ser ejemplos del pensamiento y la acción crítica, así como modelos de cómo pueden enfrentarse y resolverse los retos que nos plantean nuestro entorno y el mundo.

Hay muchas más estrategias para promover la lectura entre los niños. Pero lo decisivo no es elucubrar sobre ellas sino dar el primer paso. Estos libros de los que hemos hablado pueden acompañarlos a lo largo del camino.+

Descarga

Facebook

Historial