Entrevista con Cristina Morató acerca de DIVAS REBELDES, su último libro

Cristina Morató nació en Barcelona en 1961. Periodista, fotógrafa y escritora, dedica buena parte de su tiempo a viajar, buscando historias nuevas o antiguas que revelar sobre el tema que más le apasiona: las mujeres. En Divas rebeldes, Morató rinde homenaje a siete grandes mujeres que marcaron una época y transformaron decisivamente la sociedad que les tocó enfrentar. Un recuento de sus vidas no siempre glamurosas o espectaculares; como todo en la vida, debieron pagar un alto costo para trascender.

 

 

 

 

¿De qué se trata tu libro?

Divas Rebeldes cuenta la historia de siete grandes divas del siglo XX, mujeres que por su talento, belleza y personalidad se convirtieron en auténticos mitos. Se trata de siete biografías periodísticas que muestran el lado más humano, y quizás más desconocido, de unas mujeres ricas, famosas y atractivas que parecían perfectas a los ojos del mundo. En realidad, tras estas rutilantes divas, se escondían mujeres vulnerables, solitarias y acomplejadas por su físico, muy marcadas por una infancia desdichada y tragedias que golpearon sus vidas. Todas ellas comparten, además, dolorosas heridas que nunca llegaron a cicatrizar, la falta de cariño, el abandono o divorcio de sus padres, las secuelas de la guerra, el dolor por la pérdida de sus hijos y traumáticos divorcios. He intentado descubrir al lector cómo eran en realidad estas damas más allá del éxito, la fama y el poder, mostrar sus debilidades, complejos y miedos; en definitiva mostrarlas como lo que eran, mujeres de carne y hueso.

 

Además de su fortaleza y su fuerza por salir adelante, ¿cómo fue el proceso para escoger a estas 7 mujeres en particular?

Las elegí en función de mi gusto personal y la admiración que siento por alguna de ellas, todas fueron mujeres importantes del siglo XX e iconos de la moda. Gracias a su fuerte personalidad, tanto Audrey Hepburn como Jackie Kennedy o Coco Chanel, crearon un estilo propio imitado por millones de mujeres en todo el mundo. También me interesaba que fueran siete mujeres de distintos campos como la política, el arte, la moda, la lírica… para a través de sus historias personales explicar cómo vivían las mujeres en el siglo pasado y describir los ambientes de la alta sociedad en los que algunas se desenvolvieron. Es cierto que no sólo tienen en común una infancia solitaria y desdichada en algunos casos, sino también una gran rebeldía y fuerza de voluntad, además todas ellas pisaron fuerte en un mundo de hombres.

 

¿Dejaste a otras fuera del proyecto?

Sí, he tenido que dejar para otro volumen, quizás, a otras divas fascinantes e igualmente rebeldes como Edith Piaff, Marlene Dietrich, Greta Garbo…incluso la gran María Félix merecería un capítulo en otro libro de Divas Rebeldes porque fue, sin duda, además de una gran actriz de fuerte temperamento, una mujer que superó duros golpes de la vida. Me hubiera encantado conocerla.

 

Para llegar a dónde llegaron todas ellas pagaron un costo. ¿Crees que la sociedad las ha victimizado a partir de sus propias decisiones o no se ha valorado su esfuerzo por sobresalir en una época más conservadora?

Yo creo que todas ellas pagaron un alto precio por llegar tan lejos. En la cúspide de sus carreras algunas debieron de encontrarse muy solas, como María Callas o Coco Chanel. En realidad estas rutilantes divas no encontraron la felicidad en el amor, salvo excepciones, o ya en su madurez, como Jackie Kennedy o la misma Audrey Hepburn; algunas tampoco tuvieron hijos como era su sueño; en general, ninguna tuvo a su lado un hombre a su altura. Las grandes divas del siglo XX ocultaron episodios dramáticos que marcaron a fuego su carácter pero estos episodios son muy desconocidos porque las biografías oficiales nos muestran más su lado glamuroso y nos las presentan como mujeres casi perfectas…

 

Si crees que han sido victimizadas, ¿qué tanto las ayudó a apuntalarlas hacia la fama? Tal vez hace unas décadas eran recordadas por su vida dura y ahora brillan por su legado…

Aunque todas ellas sufrieron terribles tragedias en ningún momento las presento como víctimas, al contrario, fueron unas privilegiadas en su época porque pudieron realizarse en su profesión y llegar muy lejos. Lo que es importante es contar cómo eran en realidad estas mujeres en su vida privada, sin caer en temas escabrosos. Es importante mostrarlas como seres humanos y no como diosas intocables. Por ejemplo, la estilosa Audrey Hepburn fue una niña desnutrida y anémica a causa del hambre que pasó en la guerra. Su admirada delgadez no fue elegida, ni producto de una dieta mágica, sino impuesta por el hambre y las penurias que padeció en aquella Holanda ocupada por los nazis donde ella vivió. O contar que la vida de Jackie Kennedy junto a John no fue tan romántica ni idílica como nos presentaban, tardó cuatro años en dar a luz a su primera hija Caroline, y antes sufrió varios abortos que la sumieron en  profundas depresiones. La vida de Jackie tuvo que ser un infierno al sufrir en silencio el desprecio de sus cuñadas, los sucesivos abortos y la angustia de vivir junto a un hombre enfermo y adicto al sexo…

 

¿Con cuál de estas 7 grandes mujeres te identificas más?

De todas ellas me quedo con la encantadora Audrey Hepburn. La actriz más querida de Hollywood guardaba en su interior dolorosas heridas que siempre trató de disimular en público: el abandono de su padre cuando ella era apenas una niña, la frialdad de una madre exigente que nunca le demostró su cariño y la educó como una institutriz, las terribles secuelas de la guerra y el fracaso de sus dos matrimonios. Y sin embargo, Audrey era un ser extraordinario porque nunca se creyó alguien especial y siempre fue fiel a sí misma. Cuando cumplió los 60 años,  ya enferma de cáncer, decidió utilizar su popularidad para ayudar a los niños más necesitados del mundo, se convirtió en embajadora de buena voluntad de Unicef. Fue generosa, valiente, buena madre y de una gran elegancia interior.

 

¿Con qué quieres que principalmente se queden tus lectores?

Creo que los lectores descubrirán las luces y las sombras de unas mujeres que forman parte de la historia del siglo XX.  Mujeres adelantadas a su tiempo, rebeldes, inconformistas, cuyas vidas nos siguen cautivando porque nos demuestran que los cuentos de hadas existen, aunque no siempre tengan un final feliz. Creo que al final del libro, el lector, en algunos casos, las admirará más porque descubrirá la fuerza de voluntad que tuvieron para salir adelante y llegar a lo más alto superando tantas adversidades.

Imagen 1 y 2: Portada del libro Divas Rebeldes de Cristina Morató

Descarga

Facebook

Historial