Select Page

El núcleo del erotismo cotidiano

Entre poesía cotidiana y lazos envueltos en sentimientos, dramatizar es la parte  más fuerte del ser humano. Un poeta, novelista y ensayista vanguardista que vio la muerte muy pronto, Guillaume Apollinaire, fue cómplice cercano de los pintores Pablo Picasso y André Derain, del dramaturgo Alfred Jarry y del poeta Max Jacob, seres que mantuvieron un lazo muy fuerte con él.

Guillaume Apollinaire influyó en movimientos artísticos como el futurismo, el cubismo, el dadaísmo y el surrealismo. Actualmente tenemos una inspiración muy fuerte de estas corrientes artísticas. 

Trabajó como crítico para varias revistas de arte y sociedad, y despegó con las nuevas vanguardias, como el cubismo. Sus primeros poemas escritos en 1897, hablaban sobre la angustia, el amor, la melancolía y el erotismo, transición entre el movimiento simbolista y surrealista de la época.

Fundó las revistas Le Festin d’Esope (1903) y Les Soirées de París (1912). Escribió las novelas eróticas Las once mil vergas (1908) y Las hazañas de un joven Don Juan (1908), así como El encantador en putrefacción (1909), obras que le dieron respeto a lo largo de su camino. Años después escribió un libro de poemas reflejado al simbolismo titulado El bestiario o el Cortejo de Orfeo (1911).

 Guillaume Apollinaire, a la edad de 38 años, murió contagiado por la gripe española el 9 de noviembre de 1918, en Paris, Francia.

Hablamos de él, que bien nos queda en este momento.

 

“La Hoguera”

(A Paul Napoleón Roinard)

 

He arrojado al noble fuego

Que llevo conmigo y que adoro

Manos vivas y aún más fuego

Mi pasado cabezas muertas

Oh llama cumplo tus deseos

El golpe de las estrellas

Que no es más que lo porvenir

Se confunde con el relincho

Energético de los centauros

Allá en sus acaballaderos

Y de los trenos vegetales

Donde están las cabezas que tenía

Donde el Dios de mi juventud

El amor se ha vuelto malvado

Qué se aviven las llamas de la hoguera

Mi alma se desnuda bajo el sol

En el llano han brotado llamas

Y nuestros corazones penden.

 

II

Los cafés ahumados te expresan

Todo el amor de sus gitanos

De sus sifones constipados

De sus mozos en taparrabo

A ti a ti que tanto te amé

Canto layes para las reinas

Las elegías de mis años

Himnos de esclavo a las murenas

La romanza del mal amado

Y endechas para las sirenas

 

Con información de la traducción de Abeleira, Juan. Alcoholes, España: Ediciones Hiperión, 2014, 314 pp.

Enciende la hoguera y otros poemas de Apollinaire en gandhi.com.mx

MasCultura 26-sep-16

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:Cambria;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

 

–>

Facebook

Historial

Descarga