Select Page

La confrontación en un “Choque” de Franco Fasoli

 

El arte urbano nace de la expresión inglesa street art, haciendo referencia a todo el arte de la calle y que engloba tanto al grafiti como otras formas de expresión artística que tienen como escenario lugares públicos bastante transitados, pretendiendo sorprender a los espectadores.

Tomando esto último como objetivo, Franco Fasoli (Jaz) nos cuenta sus inicios en esta carrera creativa, lo que lo motiva, sus pros y sus contras, así como su experiencia con Celaya Brothers Gallery (CBG), y de dónde viene su sobrenombre Jaz.

+Cultura (+C): Para los que no te conocen, ¿qué estudiaste?
FrancoFasoli (FF):
Soy egresado de la Escuela Nacional de Cerámica, pero mi mayor formación fue en escenografía. Trabajé y estudié escenografía, principalmente en teatro, en una Casa de Ópera muy grande, el Teatro Colón, que sería el equivalente al Palacio de Bellas Artes. Simultáneamente, ya pintaba murales desde muy chico, no era una carrera sino un taller de pintores.

+C: ¿Cuándo decidiste que te ibas a dedicar al arte?
FF:
La decisión de dedicarme concretamente a la pintura la tomé hace por lo menos unos cinco años. Desde los 19 empecé a hacer escenografía, actividad que me parecía un trabajo un poco más constante y en el que al mismo tiempo, para su realización, convergen muchas técnicas que siempre me han interesado: pintura, carpintería, etc. De esa manera podía trabajar muchas técnicas en un trabajo concreto, como puede ser una obra de teatro o una película. Después, con los años y los viajes, empecé a interesarme en otras formas de expresión; primero fue el grafiti, después pasé al muralismo y luego a la pintura. Ya en la balanza la pintura pesó más en lugar de seguir trabajando para otras producciones. En el 2010 decidí abrirme paso por mi miso y me dediqué de lleno a la pintura.

+C: ¿Qué te apasiona de trabajar en la calle? ¿Cuáles son sus pros y sus contras?
FF:
Me gusta trabajar en las calles, me encanta la escala y me fascina trabajar en tamaños monstruosos, que me excedan. Me gusta realizar un trabajo físico al mismo tiempo que hago uno intelectual, porque requiere todo un movimiento físico y uno termina agotado. Me encanta estar en mi taller y tener el control, pero me gusta mucho más el descontrol que genera trabajar en espacios públicos donde la gente, el clima influye y la ciudad influyen, donde tienes todo en contra y tratas de hacer algo para lo que no estás muy preparado.

+C: Cuéntanos de tus temáticas o inquietudes principales.
FF:
Por lo menos desde hace unos cinco o seis años vengo trabajando sobre lo que es la idiosincrasia argentina, mexicana y latinoamericana en general, a través de temas como la desigualdad, el fútbol, algunos rituales que existen en la sociedad y que generan nuestra identidad como países. Incluso antes de haber conocido México, ya me interesaban costumbres de aquí y las utilizaba para mis pinturas. En mi trabajo se ve mucho la confrontación de distintas ideas, diferentes culturas.

+C: ¿Cuál es el objetivo de pintar en público para el público?
FF:
En ese sentido siempre fui un poco egoísta, porque lo hago por mí. Nunca lo hice para tratar de comunicar, ni pensando en cómo mejorar el barrio, ni cómo hacer que la señora se sienta más contenta. Primero lo hacía por una necesidad mía y después, obviamente, valoro lo que repercute en todas las miradas y lo que genera en el resto. Trato de ser un poco delicado en las temáticas de la calle porque precisamente es un espacio donde no toda la gente es conocedora de lo que uno está haciendo, así que trato de tener siempre cuidado en cuanto a cómo trabajo en la calle. Estoy abierto a escuchar y recibir todo tipo de comentarios, lo que me dicen, lo que no me dicen, las cosas buenas, las cosas malas, me encanta charlar con la gente, bueno, hasta cierto punto, uno también tiene que trabajar.

+C: Platícanos tu experiencia con Celaya Brothers Gallery.
FF:
A la gente de Celaya la vengo siguiendo desde antes de que tuvieran la galería, mientras yo estaba en otros proyectos, y ya había venido varias veces con Gonzalo Álvarez, quien me invitó a trabajar en México por primera vez en 2011, y desde entonces nos hicimos amigos. Hace poco menos de un año teníamos ganas de hacer una muestra en México y fue prácticamente al mismo tiempo que inauguró Celaya la primera exhibición. Todo va perfecto: a tiempo, sin problemas ni contratiempos.

+C: ¿Y de dónde viene tu sobrenombre de Jaz?
FF:
No tiene una historia muy entretenida. Era chico y cuando pintaba ponía mi nombre, Franco, pero mis amigos me decían “no, así la policía te va a perseguir”, y toda esa historia de que uno debe de tener una doble identidad. Simplemente ellos me bautizaron así, desde los 14 años, ya tengo 33, y Jaz es como mi segundo nombre.

Actualmente Jaz está presentando su exposición llamada “Choque”, donde nos muestra una idea central: la confrontación. No sólo entre las diferentes técnicas usadas, sino una confrontación de ideas, de cuerpos y de creencias. “Choque” funge como catalizador para entablar un diálogo con nosotros mismos para darnos sentido como individuos y como sociedad.

Así que te esperamos en Río Rhin #27 de 11am – 2pm y de 4pm- 6pm y disfruta de este gran “Choque”

 

Por: Alexis Jiménez
Colaboración: Orianna Martínez

Mascultura 10.Feb.15
 

Facebook

Historial

Descarga