Select Page

Caras vemos, corazones no sabemos; LOS ENAMORAMIENTOS, de Javier Marías

Hay una frase en la película Eternal sunshine of the spotless mind que siempre me ha llamado la atención. Si no la conoce, le recomiendo que vaya ahora mismo a verla, para escuchar cuando Joel, el personaje, confiesa enamorarse de cada mujer que le presta un poco de atención. Ahora, imagínese usted enamorándose de cada persona que le dice un cumplido, que se porta amable o, simplemente, por la clásica forma en que le mira. Sí, puede que exista el amor a primera vista, pero cuando sucede de esta forma, puede propiciar, también, los sufrimientos más insoportables.

Los enamoramientos, de Javier Marías, inicia con una tragedia que para todos es inesperada, absurda y un error de las casualidades. En la novela, es María Dolz quien nos cuenta la historia, la chica prudente que todos los días, antes de llegar a su trabajo, se paraba a desayunar en una cafetería donde coincidía con la que ella denominaba la pareja Perfecta.

Sin embargo, pareciera que en este mundo no cabe la perfección, no la soporta y, cuando hay algo que llega a acercársele demasiado, mueve los hilos de su maquinaria para humillarlo, recordarle que no tiene cabida en un mundo sumergido en la ciénaga. Deverne y Luisa, la pareja Perfecta, sufren el vuelco del despiadado azar que se materializa en un hombre que, cegado por la furia, le arranca la vida a Miguel Deverne con una navaja.

Este acontecimiento es el que desencadena que María entre al círculo de Luisa poco a poco, donde conocerá a Díaz-Varela, el mejor amigo del difunto Deverne, y quien la cautivara desde el primer momento.

¿Cuántos no nos hemos visto envueltos en la fugacidad de la atracción? No, no me refiero a lo efímero, lo poco que ésta pueda durar, sino, más bien, a la rapidez en la que nos envuelve, la red que cae inmediatamente sobre nosotros después de una mirada o algunas palabras. Tan sólo hagan memoria y muchos recordarán que, después de algo así, poco importaron los fantasmas que cargaba esa otra persona. En Los enamoramientos, María fue presa de esa voracidad seductora.

Los enamoramientos es una novela que presenta el proceso de edificación de la red del amor, como una forma de experimentar, pero también de indagar, buscar y conocer. Sin embargo, a lo largo de ese desvelamiento del otro, al irlo conociendo –o creyendo conocer– se va ampliando el panorama. Muchas veces se descubren cosas que se creían imposibles, secretos, pasados oscuros; muchas veces, también, el descubrir esas cosas hace que las relaciones den un giro brusco y se pongan de cabeza. ¿No les parece conocido? Encontrar cosas en nuestra pareja que o nos unen más, o nos comiencen a alejar. Al fin y al cabo es distinto hallar que cambiar, a veces, lo primero es consecuencia de lo segundo; nadie será el mismo que diez años antes, pero descubrirle secretos que rompen con el perfil que teníamos de esa persona, trueca la relación.

María Dolz tendrá que recorrer este intrigante camino, sendero que, muchos de los lectores aquí presentes, también sabrán reconocer.

Imagen: Portada del libro Los enamoramientos de Javier Marías.
Mascultura 02-Abr-13

Facebook

Historial

Descarga