Zombies y platos sucios

Debo confesarlo: de niña yo tenía una fascinación absoluta por el fin del mundo. Mi familia, mi abuela en especial, asistía a una iglesia protestante donde se le daba mucha importancia al apocalipsis. A mí esas historias de muerte y destrucción me aterraban, pero creo que lo más impresionante de todo era que nos hacían mucho énfasis en que podía suceder en cualquier momento. Así, cuando llegaba a casa y no veía a mi abuela en la cocina, mi estómago se convertía en pelota de ping-pong y yo pensaba ¡Zaz! ¡Fue el Rapto y me quedé!

Ah, porque uno de los elementos más impresionantes del apocalipsis era la parte en que los Justos, es decir, los buenos, iban a desaparecer sin decir ni agua va y que los malosillos se quedarían a presenciar la debacle. Y, a saber por qué, yo estaba segura de que me iba a quedar entre los malosillos, qué caray. Y, bueno, yo hacía las tareas el día que había que entregarlas: ¿Qué tal que se acaba el mundo antes?, pensaba, ¿y yo ni disfruté mis últimos momentos de diversión por estar haciendo planas o maquetas o lo que fuera? También me esperaba al último momento para lavar los trastes, arreglar mi juguetero y, en general, para todas las actividades que me daban flojera o que me disgustaban.

Con el paso del tiempo dejé de tener miedo de ese fin del mundo, pero algo me quedó. A lo mejor por eso soy tan entusiasta de los libros con zombis o historias que ocurren en un futuro no muy lejano pero sí muy dado a la desgracia. Entre ésas, una que disfruté muchísimo es el cuento “Las últimas horas de los últimos días”, de Bernardo Fernández, Bef. En esta narración, una pareja de adolescentes se mueve por una Ciudad de México en ruinas, como salida de una película de Mad Max o de Conan el Bárbaro, o de las historias de La Gran Guerra de los Champiñones en Hora de aventura. Me encanta que está todo decadente, pero que puedes reconocer los escenarios y la idiosincrasia mexicana, en lugar de que parezcan calca de personajes gringos. Y aquí tengo una buena noticia: este cuento, buenísimo, y otros también excelentes de Bef, acaban de ser reunidos en un libro nuevecito, Escenarios para el fin del mundo (Oceano). Esperen en él ciencia ficción, cultura pop y un humor ácido, con guiños a autores como Ray Bradbury, que es uno de los favoritos de Bef, según sé.

También a mí me gusta mucho Bradbury. Me encanta la manera en que usa la ciencia ficción para hablar de lo cotidiano, lo bueno y lo malo. Por ejemplo, de cómo estamos acabando con el mundo. Cuando leí sus Crónicas marcianas (Booket) pensé que iba a toparme con historias tipo Los Supersónicos (¿alguien se acuerda de esa caricatura?) pero no; o bueno, no nada más trata de eso. Si no lo han leído y se animan a echarle un ojo, acuérdense de mí cuando lleguen a “Vendrán lluvias suaves”, uno de los cuentos más poéticos y, al mismo tiempo, uno de los más terroríficos y melancólicos que yo haya leído. De verdad.

Por Raquel Castro

Da clic aquí para seguir leyendo la columna de Raquel Castro.

Mascultura 21-dic-15

Facebook

Historial

Descarga