La inconformidad de Roger Waters

En el mundo de las letras existen muchos escritores que comenzaron estudiando cierta carrera y terminaron dedicados a la literatura. En la música, hay casos parecidos, donde comienzan en un lado, para terminar en otro. Un ejemplo es Roger Waters, que inició estudiando arquitectura y concluyó siendo uno de los ejes de “Pink Floyd”.

Nació el 6 de septiembre de 1943 en Inglaterra. Fue hijo de un militante del Partido Comunista, que murió en combate, tras haber abandonado su postura pacifista y enrolarse en la infantería. Junto con su madre y su hermano se mudaron a Cambridge. Ese sería el primer movimiento que reuniría a los futuros integrantes de la mítica banda, pues la madre de Syd Barrett sería su maestra y David Gilmour viviría a tan sólo una cuadra de Roger.

Pasaron los años. Existió Sigma 6, The Megadeaths, The Screaming Abdabs, The Pink Floyd Sound, hasta llegar a ser formalmente Pink Floyd. Syd Barrett enloqueció, entró David Gilmour como integrante y Waters asumió el liderazgo. En una ocasión, siete años después de su salida, Syd decidió buscar a sus antiguos compañeros y se presentó en los estudios de Abby Road. Era Syd, pero también había dejado de serlo: rapado de cejas y cabeza y con sobre peso llegaba con ellos nuevamente, aunque fuera casi irreconocible. Después de esa aparición inesperada, jamás volvieron a verlo.

Años más tarde, en el 2004, cuando Roger Waters ya era un reconocido solista, se opuso a una ley que prohibía la caza: organizó un concierto, escribió artículos y asistió a marchas junto con miles más que defendían dicha actividad. Sin embargo, la ley avanzó. Waters, inconforme, no tuvo más opción que ver imposibilitada la caza en su país.

Hoy, 6 de septiembre, Roger Waters cumple 71 años. A este músico, que aún se mantiene de pie a pesar de las difíciles discusiones legales con sus antiguos compañeros, le cantamos ¡felicidades, Roger!

Mascultura 06-Sep-14

Facebook

Historial

Descarga