Palabras memorables al filo de la muerte

“Los grandes escritores hacen que su vida gire en torno a su capacidad de expresión y algunos dejan lo mejor para el final.” En MasCultura te traemos una selección de frases ingeniosas y hasta crípticas que emitieron grandes escritores con su último aliento. La selección es tomada del libro Vidas secretas de grandes escritores, (Océano).

Lord Byron:
“Ahora me iré a dormir. Buenas noches.”

Edgar Allan Poe:
“¡Que Dios ayude a mi pobre alma!”

Anne Brontë:
“Ten valor, Charlotte, ten valor.”

Walt Whitman:
“Incorpórame, quiero cagar.”

León Tolstói:
“Pero los campesinos… ¿cómo mueren los campesinos?”

Arthur Conan Doyle (a su mujer):
“Eres maravillosa.”

H. G. Wells:
“Vete, estoy bien.”

James Joyce:
“¿En serio nadie la entiende?” (Refiriéndose a Finnegans Wake).

Emily Dickinson:
“Se disipa la niebla.”

Franz Kafka:
“¡Mátame, o si no eres un asesino!”

Dylan Thomas:
“Acabo de tomarme dieciocho whiskies. Creo que es mi récord… Es mi único logro en treinta y nueve años.”

Robert Schnakenberg. Vidas secretas de grandes escritores. España: Océano, 2012, 316 pp.

MasCultura 16-mar-16
 

Facebook

Historial

Descarga