Select Page

He estado escribiendo toda mi vida: Victoria Aveyard lanzó el final de La Reina Roja

He estado escribiendo toda mi vida: Victoria Aveyard lanzó el final de La Reina Roja
Jueves 10 de octubre de 2019
R. de la Lanza

Victoria Aveyard lanzó War Storm (Tormenta de guerra), el libro que cierra su saga Red Queen (Reina Roja), que, a como ella misma la explica, “es como si X-Men se mezclara con Los juegos del hambre y Juego de Tronos”, y aprovechamos la ocasión para preguntarle sobre sus inicios como escritora y la conclusión de su proyecto narrativo.

Ha sido un largo camino a través de la historia de la Reina Roja. ¿Cuál es la mejor parte, y la peor y más difícil, de cerrar esta saga?

De alguna manera, terminar ha sido la mejor y la peor parte. Lo mejor porque se siente como un gran logro: tengo esta cosa tangible que hice con mi cerebro, que no sólo está completa sino que los lectores la adoran. Pero también terminé con algo que amaba, que los lectores amaban, que tenía una audiencia y un hogar. Ahora tengo que hacer algo más, y aunque es muy emocionante pasar a un nuevo proyecto, también es increíblemente aterrador.

¿Cómo comenzaste a escribir?

Mi escritura comenzó antes de que pudiera escribir, cuando inventaba historias en mi patio trasero con amigos o muñecas o figuras de acción. Obviamente, una vez que aprendí, comencé a leer historias y a consumirlas visualmente, e hice la transición a la escritura o intenté escribir las mías. He estado escribiendo de alguna forma toda mi vida y ahora tengo la suerte de poder hacerlo como un trabajo a tiempo completo. Es sólo una parte de mí, un impulso natural que siempre voy a tener.

Has mencionado que creciste alimentando tu mente con Tolkien, Rowling, LOST e Indiana Jones. ¿Te has encontrado escribiendo homenajes involuntarios a algunas de esas obras?

Creo que la mayoría de mis homenajes son intencionales. Trato de luchar contra la inclusión subconsciente porque nunca quiero asumir la propiedad de algo que no es mío. Pero sí, me encantan las obras de Tolkien, Rowling, Spielberg, Lucas, etc., y sus historias me han moldeado por completo como narradora. Sus huellas digitales están por todo lo que hago y trato de trabajar con eso intencionalmente, a la vez que intento inyectarme un poco de mí misma.

Me gusta la idea de que las cosas continúan, los personajes siguen creciendo, que su mundo sigue cambiando, que está vivo y es real en alguna parte.

Ahora que el libro está publicado, ¿hay algo sobre el final de Tormenta de guerra que escribirías de forma un poco diferente a como lo hiciste?

Estoy extremadamente orgullosa del final de Tormenta de guerra. Para mí fue muy importante escribir el arco, ya que terminó en la página indicada, y estoy muy agradecida con mi equipo de editores. Llevar a los personajes a esos puntos finales fue una delicia y creo que fue muy fiel a la historia. Puede que esta no sea una opinión popular, pero creo que los mundos fantásticos se sienten más reales cuando no terminan de una manera ordenada. Me gusta la idea de que las cosas continúan, los personajes siguen creciendo, que su mundo sigue cambiando, que está vivo y es real en alguna parte.

¿Hay algún otro género que te gustaría explorar?

En términos de género, creo que la fantasía es lo que mejor se me da, y mi próximo proyecto es la fantasía, que ha sido un sueño trabajar con él. También me estoy formando como guionista, y me encantaría tener el tiempo para investigar las características de escritura o trabajar en un piloto de televisión.

¿Tus 3 mejores escritores o sagas de Young-Adult?

Hay tantos, tantos escritores talentosos por ahí, que sería imposible incluirlos a todos. Especialmente en YA, donde el grupo de talentos está más allá de la comprensión. Actualmente, soy gran admiradora de Holly Black y su serie en curso El príncipe cruel, que finaliza este otoño.

¿Has leído autores latinoamericanos?

Tuve la suerte de hacer una gira con Maya Motayne la primavera pasada, quien lanzó su novela debut YA, Nocturna, una fantasía ambientada en un mundo inspirado en el latinx. Me quedé asombrada. Fue una historia increíble y exuberante, y la idea de utilizar el español como un idioma mágico fue genial. Sin mencionar lo subversivo y valiente que es en los Estados Unidos, cuando gran parte del gobierno federal es abiertamente hostil a las culturas y comunidades hispanas y latinx. Fue un privilegio leer la novela de Maya y hacer una gira con ella.

Descarga

Facebook

Historial