Select Page

Salvador Dalí, el excéntrico

Salvador Dalí, el excéntrico

Salvador Dalí fue el ejemplo del niño consentido. Su padre, el notario Salvador Dalí i Cusí era de carácter estricto y vehemente, mientras que su madre Felipa Domènech i Ferrés era más suave y complaciente. Cuando el pequeño Dalí contaba con cinco años, sus padres lo llevaron de visita al cementerio. Allí conoció a su hermano, tres años mayor que él y vencido por una enfermedad al poco tiempo. Su hermano, que portaba el mismo nombre, Salvador, quedó como una imagen idéntica de sí mismo en la mente del niño, como si él fuera la reencarnación del primogénito.

Dalí se caracterizó por su personalidad impetuosa y extravagante. Algunos de los estudiosos y antiguos colaboradores cercanos del pintor afirman que de él sabemos poco, porque sus declaraciones biográficas y apuntes muchas veces eran exagerados o inventados. Sea como fuere, el artista era conocido por su constante trabajo sobre el personaje más famoso que inventó: él mismo; resultado de las confesiones que hacía ante las entrevistas: irreverentes y a veces egocéntricas.

Una vez le preguntaron cuál era la diferencia entre un loco y Dalí, a lo que respondió: “Casi ninguna. La única diferencia era que ‘yo’ no estaba loco, pero por lo demás es casi lo mismo”; o el comentario donde afirmaron –y él repetía con entusiasmo– que “Dalí era el único pintor LSD sin la necesidad de tomar la droga”. Una vez confesó que, aunque amaba tanto el oro y el dinero, su esposa Gala era, no sólo su musa, sino a quien más amaba.

Salvador Dalí falleció el 23 de enero de 1989 a los 84 años, entre los compases de “Tristán e Isolda” de Wagner, en su natal Figueras, España.+

Descarga

Facebook

Historial