Apocalipsis a la vuelta de la esquina

¿Qué tal si todos supiéramos la fecha exacta del fin del mundo? ¿Nos daría angustia, pánico o una sensación de liberación? ¿Cómo pasaríamos esos últimos días? ¿En el destrampe total estilo “Las Vegas”, o meditando en medio del bosque o en una iglesia? ¿Cómo se comportaría el mundo? ¿Habría reality shows sobre cómo lo digieren algunas personas, caería la Bolsa, o la gente se suicidaría? ¿Todos harían lo que realmente aman, dirían lo que realmente sienten?

El fin del mundo es un tema que nos apasiona como humanidad; es también uno de los asuntos más intrigantes, misteriosos y locos de los que se ha ocupado la literatura. En la última novela de Glenn Cooper, "El fin de los escribas", el fin del mundo está cerca. Cooper completa con este libro su trilogía integrada por "La biblioteca de los muertos" y "El libro de las almas".

Durante la Edad Media, unos escribas superdotados conocen y anotan los nombres de todas las personas del mundo con sus fechas de nacimiento y muerte exactas. Sin embargo, el conteo termina en febrero de 2027. Los gobiernos del mundo han asumido que ésa será la fecha del fin del mundo. Es 2026 y la gente está enloquecida viviendo los últimos meses antes del “horizonte”. Will Piper, un exagente del FBI y descubridor de la Biblioteca donde se hallaron estos manuscritos, disfruta de esos días pescando en Florida. Su aparente tranquilidad se ve interrumpida por un infarto y por la misteriosa desaparición de su hijo. La búsqueda lo lleva a un pequeño pueblo inglés en medio de la nada, donde encuentra a una familia que guarda el secreto que podría cambiar la visión entera de la humanidad.

Cooper, un maestro del thriller, pasa fácilmente de un tiempo y de un lugar a otro: de la Edad Media a 2026, de la China actual a la Isla de Wight. Así, vamos siguiendo historias que corren de manera paralela: la de Clarissa una joven novicia que huyó embarazada de la Abadía de Vectis en 1296, la del Vicepresidente chino y su estrategia para dominar al mundo, la del diario secreto de Benjamin Franklin o las investigaciones actuales del FBI sobre unas misteriosas postales con las fechas de muerte de diplomáticos chinos. El autor va sembrando pistas a lo largo del camino y el lector se convierte en el detective que debe recordarlas todas y unir los puntos conforme avanzan las páginas.

La fluidez de la narrativa hace que nos bebamos rápidamente la novela y el autor mantiene el suspenso hasta las últimas páginas; sin embargo, el final es tal cual el de una película hollywoodense: tiros, muertos, bombas y hasta una vuelta de tuerca que asoma una esperanza al final de los escribas. Algunos detalles resultan poco creíbles, aunque complacen a esa parte nuestra que desea que siempre sean los buenos los que ganen. No es casual que el autor sea también guionista de cine, pues es justo como está construida la novela: en tres actos, con sus plot points y turning points justo en los momentos precisos, con cambios de historias en los momentos más álgidos y con un final violento y espectacular. El propio Cooper ha confesado que está entre sus planes llevar la historia a la pantalla grande.

"El fin de los escribas" es un thriller histórico que privilegia la trama y no el lenguaje, pero que intriga, divierte y cautiva página tras página; una novela perfecta para las vacaciones de fin de año cuando uno quiere sólo estar en pijama con un chocolate en la mano y entretenerse sin cortarse las venas o quebrarse la cabeza.

Cooper, Glenn. "El fin de los escribas". México: Grijalbo, 2013. 

Por: Fátima López

Imagen: Portada del libro "El fin de los escritores" de Glenn Cooper.
Mascultura 11-Dic-13

Descarga

Facebook

Historial