Select Page

Ibargüengoitia, sus pasos y el humor

Ibargüengoitia, sus pasos y el humor

A pesar de los deseos de su madre y tías (su padre había muerto), Jorge Ibargüengoitia abandonó la carrera de ingeniería y se matriculó en los cursos que Rodolfo Usigli impartía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

En 1962, publicó El atentado, un guion dramático con el que ganó el Premio Casa de las Américas, y luego decidió escribir novelas: Los relámpagos de agosto (1964) es una farsa feroz acerca de la última fase de la Revolución mexicana y de la conformación de la clase político-militar mexicana. También escribió cuentos, que acabó reuniendo en su aclamado libro La ley de Herodes (1967).

Siguieron las novelas Maten al león (1969), Estas ruinas que ves (1975), Las muertas (1977), Dos crímenes (1979) y Los pasos de López (1982), esta última es una sátira que reinventa, empleando los recursos de la parodia y la sátira histórica, la primera fase de la Independencia de México, sus protagonistas y sus gestas, desde el punto de vista de uno de sus participantes directos, pero “desconocido”.

Ibargüengoitia ha dejado una marca imborrable gracias a su estilo humorístico e implacable. Se sabe que no le gustaba que lo consideraran un simple humorista. Era un escritor serio y riguroso, ordenado y meticuloso. Su personalidad también fue seria, aunque con sus amistades más íntimas se relajaba.

Jorge Ibargüengoitia nació en la ciudad de Guanajuato, México, el 22 de enero de 1928.+

Descarga

Facebook

Historial