Select Page

Hipgnosis: el arte tras el álbum conceptual

Hipgnosis: el arte tras el álbum conceptual

22 de septiembre de 2020

Gilberto Díaz

Desde el nacimiento y auge de los álbumes conceptuales alineados con la contracultura de finales de los sesenta y la icónica portada del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band —octavo álbum de los Beatles que transformó radicalmente la producción de la música pop en ese prolífico 1967—, la cual fue diseñada y fotografiada por los artistas visuales Peter Blake y Jann Haworth, se inició una nueva era. Una era en la cual se comprendió la importancia de un acompañamiento visual afín a la idea que se encontraba detrás la de colección de temas musicales que conformaban el concepto que la banda o el artista quería transmitir en su obra. Hasta ese momento, las portadas de los discos no eran más que fotografías genéricas de los intérpretes posando.

Este acercamiento a los artistas visuales también ayudaría a definir un sello característico y fundamental del rock progresivo: las portadas de sus álbumes. En 1969, se publicó el que está considerado como el primer álbum formal del género: In the Court of the Crimson King de King Crimson. La portada de este trabajo llamaría la atención por la pintura de un rostro con una fuerte expresión de angustia. La ilustración fue realizada por Barry Godber —un amigo de la banda que no llegaría a ver la trascendencia iconográfica de su obra—, y que sentó las bases que acompañan visualmente al rock progresivo hasta la fecha, de la misma manera que los paisajes de mundos fantásticos del pintor Roger Dean.

Nace Hipgnosis

A pesar de la importancia que tuvo In the Court of the Crimson King, las imágenes más representativas del progresivo provienen del estudio Hipgnosis, fundado por Storm Thorgerson y Aubrey Powell en 1968, cuando aún eran estudiantes universitarios. Estos creadores de ilustraciones oníricas llevaron el diseño de portadas a un punto de no retorno, en el que la gráfica pasaría a formar parte del concepto del álbum musical.

Powell y Thorgerson nombraron a su estudio a partir de un graffiti que encontraron en la puerta de su departamento. Thorgerson afirma que les gustó la palabra no solo por su relación con la idea de “hipnosis”, sino por poseer “un agradable sentido de contradicción, de una coexistencia imposible, entre lo Hip (como algo novedoso, auténtico y de moda), y gnóstico, relacionado con un aprendizaje ancestral”.

En buena medida, el trabajo realizado por el estudio Hipgnosis contribuyó a la cultura que valoraba los discos de vinil, en los cuales —por sus dimensiones— la gráfica podía apreciarse como un recorrido detallado mientras se escuchaba la música, práctica que con la llegada del CD se transformaría en términos microscópicos.

Storm Thorgerson y Aubrey Powell

En el estudio de Hipgnosis

Los diseños de Hipgnosis innovaron con técnicas que posteriormente se convertirían en un estándar de la gráfica, al ser mayoritariamente trabajos basados en la fotografía, manipulándolas mediante trucos de cuarto oscuro, exposiciones múltiples, retoques con aerógrafo y técnicas manuales de recorte y pegado, basadas en la edición de filmes y que actualmente son comunes dentro del diseño.

Las portadas creadas por Powell y Thorgerson tienen un sello característico: todas son fotografías que buscan contar historias alusivas a las canciones o al mismo título del álbum; por lo que, en muchos casos, contienen un aire cinematográfico —cabe mencionar que tanto Aubrey como Storm estudiaron cine—, por lo que el cuidado y la atención al detalle de sus trabajos finales resultaba impactante desde el montaje de las sesiones hasta su versión final, siendo aún más curioso que el afamado estudio de diseño gráfico nunca tuvo un tabulador de precios por sus trabajos, sino que mantenían una política de pedirle a los artistas que solicitaban sus servicios que les cobraran “lo que sintieran que valía la obra”.

Llega Pink Floyd

Los elementos surrealistas y las imágenes que muestran una deformación de la realidad cotidiana, son las características más comunes de sus composiciones visuales. Dichos elementos los podemos encontrar principalmente en su trabajo con Pink Floyd, banda con la que iniciaron su trayectoria. Suyo es el diseño de la portada de A Sacreful of Secrets (1968), un collage psicodélico de imágenes tomadas de una historieta de Dr. Strange, y que afianzaría su trabajo con la banda durante toda la década de los setenta.

Central eléctrica de Battersea

De sus mentes saldría también la idea de fotografiar la vaca de Atom Heart Mother, el prisma minimalista de The Dark side of the Moon (1973), el rentar los estudios de la Warner Bros. para fotografiar el saludo de mano del Wish You Were Here (1975), o fotografiar la abandonada central eléctrica de Battersea, con el icónico cerdo volador del Animals (1977). Alguna vez los miembros de la banda mencionarían que elegir la portada final de los álbumes era una experiencia similar a la de visitar una galería de arte contemporáneo.

En la obra del estudio Hipgnosis podemos encontrar la síntesis gráfica de lo que alguna vez significó hacer arte en una industria preocupada por las ventas y las regalías, conceptualizar el trabajo de un grupo de músicos desde el punto de vista visual y llevarlo a una complementariedad que se mantiene en lo más profundo de la psique del melómano.

The Gathering Storm: una exploración acerca de Storm Thorgerson

A lo largo de su carrera, Storm Thorgerson revolucionó el arte de las portadas. Durante casi cincuenta años, diseñó portadas para los discos de algunas de las bandas de rock más famosas del mundo: Led Zeppelin, Pink Floyd, Emerson, Lake & Palmer, Black Sabbath, Genesis, The Alan Parsons Project, The Mars Volta, Muse y muchas otras más.

Sus diseños hicieron que el arte conceptual de los álbumes se apartara de las simples fotos del artista y se centrara en describir con imágenes las ideas que reflejaban la música concentrada en cada placa de vinil. Recurriendo a una combinación extraordinaria de lo exótico, lo extravagante y lo improvisado, Thorgerson transmitió una sensación onírica de magia y asombro en cada una de sus distintivas portadas.

The Gathering Storm: A Quartet in Several Parts es un libro en el que se muestra más de un centenar de las obras maestras conceptuales de Thorgerson, incluidas sus aclamadas versiones de The Dark Side of the Moon y Wish You Were Here de Pink Floyd, Houses of the Holy e In Through the Out Door de Led Zeppelin, y su trabajo para Absolution de Muse. Así, The Gathering Storm es un auténtico compendio de obras, bocetos y comentarios de Thorgenson. Un libro único, una joya que interesará no sólo a los fanáticos del arte, sino también a los amantes de la fotografía y la música. +

Descarga

Facebook

Historial